Inicio Actualidad El Centro de Salud del Reino Unido cree que a la niñas...

El Centro de Salud del Reino Unido cree que a la niñas que no le gustan las muñecas deben ser transgénero

El Servicio Nacional de Saludl (NHS por sus siglas en inglés) cree que todas las niñas a las que no les gustan los “lazos rosas y las muñecas” deben ser transgénero.

El doctor David Bell, psiquiatra consultor que trabajó en el “Tavistock y Portman NHS Trust”, que dirige el único servicio de desarrollo de la identidad de género para niños del Reino Unido, ha dicho que el departamento tenía una “construcción rígida y binaria del género”.

Y que la “única explicación aceptable” del servicio para los niños que “no quieren o no pueden ajustarse a los estereotipos de género” es que son transgénero.

También criticó el trabajo del servicio por poner a los jóvenes en el camino del tratamiento médico de por vida, hablando en una conferencia organizada por Genspect, un grupo de apoyo para niños y jóvenes que cuestionan su género.

Los comentarios del Dr. Bell se producen después de que dimitiera de la fundación a principios de este año, casi tres años después de su informe interno de 2019, en el que se afirmaba que el Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género de la fundación “no era adecuado para su propósito”.

En ese momento, concluyó que: “las necesidades de los niños se están satisfaciendo de una manera lamentable e inadecuada y algunos vivirán dañinas consecuencias”.

El Dr. Bell describió el trabajo del servicio como una “puerta de entrada a los bloqueadores de la pubertad”, y añadió que alrededor del 98% de los adolescentes que recibieron el tratamiento tomaron posteriormente hormonas sexuales cruzadas.

Resumió al servicio de “construcción de género” como “si no te gustan los lazos rosas y las muñecas, no eres realmente una chica”, y afirmó que el centro está promoviendo los medicamentos e incluso la cirugía en los niños como “una forma de terapia de conversión”.

Dijo que la mayoría de los jóvenes pasarían a ser gays o lesbianas con un tratamiento “adecuado”, sin dar más detalles, informó The Telegraph.

En el informe de 2019, el Dr. Bell escribió que el servicio no tenía plenamente en cuenta los factores de los antecedentes de los niños, como el abuso previo o el autismo, que podrían influir en su decisión de transición.

El informe encontró que algunos niños fueron remitidos para las hormonas de bloqueo de la pubertad, después de una sola sesión.

La clínica de Swiss Cottage, en el noroeste de Londres, también cedió supuestamente a la presión de activistas “muy politizados”, a pesar de que algunos niños “adoptan una identidad trans como solución a problemas como el abuso infantil histórico en la familia, el duelo… la homofobia y una incidencia muy significativa del trastorno del espectro autista”.

Entre los casos que suscitaron preocupación, figura el de una niña que se sintió “culpable” cuando su hermano murió repentinamente, por lo que intentó devolver a sus padres “su hijo” cambiando de género.

Algunos padres también solicitaron la transición para sus hijos porque eran homosexuales.

El informe dio lugar a la dimisión del director de la fundación, Marcus Evans, que había trabajado allí durante más de 30 años.

Evans dijo entonces que le preocupaba mucho “lo que está ocurriendo en el mundo de la identidad de género”.

En octubre, el gobierno anunció una consulta de seis semanas, que se cerrará el 10 de diciembre, sobre cómo legislar contra la práctica de intentar cambiar las preferencias sexuales de alguien mediante el asesoramiento.

Los adultos que intenten persuadir a los niños para que cambien su identidad de género estarán infringiendo la ley según la nueva legislación. También prohibirá la terapia de conversión gay, que ya está cubierta por otros delitos.

La decisión se tomó después de que Keira Bell, de 24 años, emprendiera acciones legales contra el Tavistock and Portman Trust, argumentando que los niños no pueden consentir adecuadamente la toma de medicamentos hormonales.

El recurso fue presentado también por la Sra. A, madre de una niña autista de 15 años que actualmente está en lista de espera para el tratamiento.

En diciembre del año pasado, el Tribunal Superior había dicho que era “altamente improbable” que un niño menor de 13 años pudiera dar su consentimiento para el tratamiento, y que era “dudoso” que un niño de 14 o 15 años entendiera las consecuencias.

Aunque Bell declaró que el fallo era una victoria del “sentido común”, los activistas de Stonewall y Mermaids calificaron la sentencia de “golpe absolutamente devastador para los jóvenes trans de todo el país”.

El mes pasado, en una sentencia sorprendente, los jueces de apelación consideraron que los médicos debían utilizar su juicio clínico en lugar de necesitar la aprobación de un tribunal para proporcionar el tratamiento, anulando la evaluación del Tribunal Superior sobre la cuestión.

A principios de este mes, Bell anunció en CrowdJustice que está solicitando permiso para apelar ante el Tribunal Supremo.

Dijo que estaba “obviamente decepcionada con el fallo del Tribunal y, especialmente, con el hecho de que no abordara el riesgo al que se exponen los niños al recibir potentes medicamentos experimentales”.

Comparte este artículo

Publicidad