‘El CITCO finge informar a los Mossos, pero les da datos sin relevancia sobre terrorismo’

A primera vista, parecía una recopilación fundamental de información reservada del espionaje estadounidense sobre diez de los integrantes del comando yihadista que mató a 16 personas e hirió a más de cien en Barcelona y Cambrils a mediados de agosto: tres densas páginas de abigarradas líneas con decenas de cifras:

El documento, enviado el pasado 15 de septiembre a los Mossos d’Esquadra por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), incluye no menos de dos docenas de números de teléfonos en España, Marruecos y Oriente Próximo; numerosos detalles de transferencias bancarias a diversos países, con fechas, identidades, cuentas corrientes y códigos de envío; números de identificación en Facebook y de pasaportes; nombres y alias empleados por los terroristas, y muchos otros datos desconocidos para casi todos nosotros.

 

Primeros párrafos del informe de la inteligencia de EEUU sobre los atentados de Barcelona.

 

Primeros párrafos del informe de la inteligencia de EEUU sobre los atentados de Barcelona.

Así que, para no revelar datos que pudieran ayudar a los cómplices de estos yihadistas o entorpecer las investigaciones, Público sólo reprodujo los tres primeros párrafos del informe (como se ve aquí arriba) y no difundió ni un solo número de toda esa mina de información… pero solicitó su examen a analistas de inteligencia conocedores de los informes de los servicios secretos internacionales sobre los comandos yihadistas. Y su conclusión fue sorprendente:

“El CITCO ha escogido el material menos importante, intentado quedar bien con los Mossos, sin darles nada sustancial”

“Es un informe que es un corta y pega de varios documentos de la inteligencia. Documentos que son originales y de fuente estadounidense. Pero lo que nos choca a los que hemos visto todo el material procedente de los servicios secretos de EEUU es que el CITCO ha escogido lo menos importante. Parece que ha intentado quedar bien con los Mossos, sin darles nada sustancial”.

¿Pero no hay una gran cantidad de datos en este informe? ¿Son auténticos?

“Sí, sí son auténticos”, nos explicaron dichas fuentes. “Pero en el momento en que los Mossos los reciben probablemente ya tenían bastante más información que la que se incluye en el informe… Es como si el CITCO hubiera fingido tener un gesto de buena voluntad, pretendiendo quedar como que colaboraba con la policía catalana, sin compartir en realidad más que datos sin auténtica relevancia para las investigaciones sobre los atentados en Catalunya”.

¿Así que la inteligencia tiene más datos sobre ese comando?

“Muchos más… y, sobre todo, de mayor importancia para las investigaciones”.

“En realidad, el CITCO está excediéndose de sus funciones al atribuirse relación directa con la Inteligencia de EEUU”

Otras fuentes, cercanas a los servicios secretos españoles, corroboraron ese análisis y agregaron: “En realidad, el CITCO está excediéndose de sus funciones al atribuirse una relación directa con la Inteligencia de Estados Unidos porque las relaciones con los servicios de espionaje de otros países están reservadas estrictamente, por ley, al CNI” (Centro Nacional de Inteligencia), que depende jerárquicamente de la Vicepresidencia del Gobierno y no está sometido al Ministerio del Interior, como sí lo está el CITCO. El motivo de esa actitud es que “al CITCO le interesa decir que su interlocutor es el Centro Nacional de Antiterrorismo [NCTC, según sus siglas en inglés] que es de coordinación, igual que ellos”.

En realidad, cuando el anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, decidió en enero de 2015 fusionar los dos organismos encargados de coordinar la lucha antiterrorista y la información sobre el crimen organizado (CNCA y CICO, respectivamente), para crear el CITCO y nombrar al comisario José Luis Olivera –anterior jefe de la UDEF– al frente de este centro máximo de control policial, se produjo polémica interna en el propio Gobierno de Rajoy precisamente por mantener el término “Inteligencia” que se empleó al crearse el CICO en 2006. En aquella ocasión se refería al crimen organizado, pero al ampliarse al terrorismo internacional, parecía invadir atribuciones reservadas a los servicios secretos.

Un ‘Zar Antiterrorista’ que ha agravado las tensiones

Con Olivera convertido en inusitado Zar Antiterrorista, se agravaron las tensiones con los cuerpos policiales autonómicos por su negativa a compartir informaciones clave para las investigaciones, hasta que este verano –sólo dos semanas antes de los atentados de Catalunya– el PSOE interpeló al Gobierno en el Congreso de los Diputados por la “denuncia de altos cargos policiales y de jueces y fiscales de la Audiencia Nacional en la que se afirma que el CITCO no realiza adecuadamente su cometido y que no cumple una función esencial como es evitar la duplicidad de investigaciones”.

Para mayor escarnio, Olivera había declarado, en su primera –y hasta aquel momento única– entrevista como jefe del CITCO que el Estado Islámico –que poco después se atribuyó los atentados de Las Ramblas y Cambrils– tenía “los días o como mucho los meses contados”.

Responsable de la UDEF cuando desde esa Unidad de Delitos Económicos y Fiscales se filtraron supuestos borradores contra políticos catalanes que acabaron por revelarse como fabricaciones y montajes policiales, Olivera es ahora el responsable de otro organismo, el CITCO, desde el que también se ha filtrado un documento explosivo: el más que sospechoso mensaje de la inteligencia de EEUU que parece diseñado para desprestigiar a los Mossos… Y que ha sido desmentido por la propia Oficina del Director de Inteligencia Nacional estadounidense.

La pregunta es: ¿qué se intentaba tapar con esa cortina de humo?

…CONTINUARÁ

Loading...