Inicio Actualidad El Comité Económico y Social Europeo (CESE), avalado por la UE, afirma...

El Comité Económico y Social Europeo (CESE), avalado por la UE, afirma en un comunicado vergonzoso que las mujeres europeas carecen de derechos

Jacobo de Andrés.- El CESE (Comité Económico y Social Europeo) es un órgano consultivo de la UE formado por empresarios, trabajadores y “otros grupos de interés” que se define a sí mismo como «la voz de la sociedad civil europea», pero, a tenor de sus comunicados, parece que su órgano de dirección confunde la Unión Europea con los países musulmanes, al menos en lo que respecta a los derechos de las mujeres.

En un reciente y vergonzoso comunicado que ha hecho público, el CESE ha instado a la UE y a sus Estados miembros “a que otorguen prioridad en su agenda política a la igualdad entre mujeres y hombres, ante la preocupación de que los recientes ataques a los derechos de las mujeres en Europa puedan poner seriamente en peligro los progresos hacia una igualdad entre ambos sexos». EL CESE, en su nota de prensa, no especifica a qué ataques se refiere.

En opinión del CESE, que parece confundir Bruselas con Riad y Estrasburgo con Teherán, “estamos asistiendo en esta década a una reacción violenta, visible y organizada frente a la igualdad de género y los derechos humanos». Y añade, nuevamente sin proporcionar ningún tipo de pruebas, que «en muchos ámbitos, como el nivel salarial, las pensiones y las oportunidades de empleo, los avances en favor de la igualdad o se han estancado o se han invertido”, según ha explicado Indrė Vareikytė, ponente del Dictamen del CESE sobre las cuestiones de igualdad de género. Y es que, en opinión del CESE, “los estereotipos de género están presentes en todos los aspectos de la vida. Si no cambian las actitudes, las hijas de las futuras generaciones tendrán menos derechos que nosotras, las mujeres de hoy”.

Siguiendo de una forma vergonzosa los dictámines más falsarios de la ideología de género promulgada por la izquierda socialdemócrata y la extrema-izquierda comunista, el CESE asume, también sin pruebas, que en la UE, «el hogar es el lugar menos seguro para una de cada tres mujeres», y afirma, sin citar nada en concreto, que por toda Europa se han aprobado “una serie de leyes y políticas regresivas que pretenden poner freno a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”. Para solventar esta cuestión, y como no podía ser de otro modo, empresarios, trabajadores y “otros grupos de interés” exigen que “se emprendan acciones enérgicas contra la legislación de esta índole» y proponen «la creación de un fondo jurídico de emergencia en el ámbito de la UE para ayudar a las ONG a impugnar dichas leyes en los tribunales”.

Obviando que, al menos por ahora, las mujeres de la UE son libres de elegir los estudios que consideren más oportunos, el CESE continúa aleccionando señalando que “otro problema lo constituye una educación que presenta estereotipos de género, ya que en todos los Estados miembros los hombres superan en número a las mujeres en los estudios de ciencias, tecnologías, ingenierías, matemáticas y de las TIC. Una consecuencia concreta de ello es que solo dos de cada diez puestos de trabajo en el sector de las TIC están ocupados por mujeres. Esa falta de capacitación económica, combinada con unas normas, estereotipos y actitudes de género prevalentes, sigue obstaculizando la representación equitativa de la mujer en los órganos de toma de decisiones políticas y económicas”.

(La Tribuna del País Vasco)