El Congreso no respalda la actuación del Gobierno contra el referéndum 1-O

El Congreso no respalda la actuación que el Gobierno de Mariano Rajoy está llevando a cabo en Catalunya para frenar el referéndum del 1 de octubre. Ciudadanos presentó una Propuesta no de Ley para apoyar al Ejecutivo, pero solo ha logrado, además de sus propios votos, los del PP. Los socialistas han votado en contra y la iniciativa ha sido tumbada por 166 votos en contra y solo 158 a favor.

La propuesta podía haber servido para mostrar la unidad de las fuerzas constitucionalistas contra el referéndum de Carles Puigdemont, pero se ha convertido en una trampa para el Ejecutivo después de que el PSOE se desmarcase y votase en contra. Aunque también ha dividido a los propios socialistas, ya que cuatro diputados del grupo se han abstenido.

Fuentes socialistas aseguran que al menos dos de esas abstenciones se han producido “por error” y en ningún caso con la intención de romper la disciplina de voto. En cambio, la diputada Soraya Rodríguez ha reconocido en los pasillos del Congreso que se ha abstenido a sabiendas, porque considera que no es el momento de romper la unidad del bloque constitucionalista.

Apoyo al TC, a la Fiscalía y al resto del Poder Judicial

Lo que quería Rivera es que la Cámara manifestase “su apoyo al Gobierno, al Tribunal Constitucional, al Ministerio Fiscal y al resto de representantes del Poder Judicial y de Autoridades Públicas, en la defensa de la legalidad democrática en Cataluña y, en particular, en todas aquellas medidas que sean necesarias y adoptadas de manera proporcional para impedir la organización del referéndum de secesión de Cataluña, convocado por la Generalitat y declarado inconstitucional por el TC”.

También pedía respaldo para “todos los funcionarios del Estado, que con su labor garantizan la seguridad, los derechos y las libertades de los ciudadanos españoles y, especialmente, la de los ciudadanos de Cataluña”.

Además, se instaba al “Gobierno que impida la utilización de recursos públicos en la realización de todos aquellos actos destinados a la promoción, preparación y ejecución del citado referéndum de secesión suspendido por la citada resolución del Tribunal Constitucional”, Y por último, la proposición de Ciudadanos reclamaba el “reconocimiento a los ciudadanos de Cataluña que, al margen de ideologías, respetan las leyes democráticas y el Estado de Derecho, como valor imprescindible para garantizar la convivencia”.

Una enmienda rechazada

Esta mañana, los socialistas han presentado una enmienda para que la iniciativa incluyese “el apoyo y amparo a todos los alcaldes que mantienen con firmeza la defensa de la legalidad constitucional”. Además, el PSOE quería que se abriese “un espacio de diálogo para buscar una salida pactada y legal que permita desterrar la división y reforzar la convivencia de todas las sensibilidades de nuestro país”.

Ciudadanos no ha aceptado esa enmienda, lo que ha irritado al PSOE y le ha llevado a tomar la decisión de votar en contra en lugar de abstenerse, lo que habría permitido al Gobierno salvar los papeles de la unidad del constitucionalismo.

De nada ha servido el llamamiento que ha hecho Rivera desde el hemiciclo durante la defensa de la proposición a la bancada socialista: “Pido específicamente al PSOE que vote a favor porque esto nos une en un momento en que tanto sus concejales como los nuestros dan la cara en Catalunya, en un momento que no es de discrepancias”, ha reclamado sin éxito el líder de Ciudadanos.

Loading...