Inicio Actualidad El Corte Inglés pone en venta 100 edificios por 2.000 mil…

El Corte Inglés pone en venta 100 edificios por 2.000 mil…

Barcelona, 13 de septiembre de 2020 (17:43 CET)

Meses después de cerrar la puerta a las desinversiones inmobiliarias, El Corte Inglés se asoma de nuevo al mercado del tocho. Los grandes almacenes trataron en 2019 de deshacerse de sus inmuebles menos rentables. No tuvieron éxito, pero eso no hace que desfallezcan en su afán.

Según informó el portal especializado brainsre.news, la empresa que preside Marta Álvarez tiene en marcha un proceso para vender 100 edificios de su portafolio por alrededor de 2.000 millones de euros. El objetivo: reducir deuda después de haberla vuelto a disparar por los préstamos anticoronavirus solicitados.

La organización tiene en mente desprenderse de los centros comerciales menos rentables, algo que ya piensa en hacer desde que Dimas Gimeno ya era el presidente. En el listado están establecimientos como los de Leganés, Arapiles, Guadalajara y Albacete.

No obstante, desde la compañía aseguran que ahora mismo no están inmersos en vender ni centros comerciales ni terrenos. La versión oficial es que las energías están puestas en la nueva división de Real Estate, creada en 2019 con el objetivo de aprovechar los activos inmobiliarios del grupo de la mano de terceros.

Según Tinsa, la cartera inmobiliaria de El Corte Inglés está valorada en 17.144 millones de euros. Las tiendas valen 16.000 millones mientras que el resto responde al valor de las oficinas.

17.000 millones en inmuebles

De conseguir cerrar la venta, la empresa se quitaría la espina del fallido Project Green, el antiguo plan con el que quería deshacerse de 95 activos, entre los que había centros comerciales en Madrid, Cataluña, Andalucía Galicia

Según anunció la propia presidenta del grupo en la última presentación de resultados, también en noviembre, el valor de los inmuebles de Real Estate ascienden a 17.000 millones de euros. Con el directivo Javier Catena al frente, el objetivo del grupo con esta división es gestionar la venta de la cartera para tratar de recortar la deuda de la compañía.

En este sentido, la última gran venta correspondió a la filial informática, IECISA, que fue adquirida por el grupo galo Groupe Français d’Informatique (GFI), anunciada a mediados de diciembre y que dejó 300 millones de euros en las arcas de El Corte Inglés.