Inicio Actualidad El diputado de VOX Juan Luis Steegmann, en el punto de mira

El diputado de VOX Juan Luis Steegmann, en el punto de mira

Juan Luis Steegmann, diputado de VOX:

– Vocal Suplente de la Diputación Permanente

– Vocal de la Comisión Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad

– Portavoz de la Comisión de Sanidad y Consumo

– Vocal de la Comisión de Igualdad

– Portavoz adjunto de la Comisión Mixta para el Estudio de los Problemas de las Adicciones

– Vocal de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica

– Vocal del Grupo de Trabajo Sanidad y Salud Pública (159/1)

– Diputado por Madrid. Doctor en Medicina. Hematólogo. Hospital de la Princesa de Madrid. Presidente del grupo GELMC de la Sociedad Española de Hematología (SEHH).Presidente de la Fundación Española para la curación de la leucemia mieloide crónica (ZeroLMC).

– Miembro de la European Leukemia Net desde su fundación, y coordinador de su comité sobre eventos adversos de medicamentos.

– Desde 1988, autor de más de 150 artículos científicos, e investigador principal de numerosos ensayos clínicos , tanto con la industria farmacéutica como con agencias públicas de investigación.

Las empresas vinculadas a este diputado nacional de Vox habrían recibido presuntamente 636.000 euros de J&J y 222.000 euros de Pfizer en el año 2020, según informa Euskalnews.

El experto diputado en salud de las filas de Santiago Abascal ha sido respaldado por su formación política a través de un comunicado en el que se amenaza con acciones legales a los medios digitales que informen sobre el asunto.

El comunicado lo que hace es confirmar que el doctor Steegmann forma parte de distintas instituciones dedicadas a la investigación científica contra la leucemia, algunas de las cuales incluso preside dado su reconocido prestigio como investigador. “Estas instituciones, como tantos centros de investigación, reciben financiación de laboratorios farmacéuticos para la realización de ensayos clínicos para el desarrollo de medicamentos, gracias a los cuales se han salvado muchas vidas”, defiende Vox en su comunicado. A continuación amenaza a quien difame a su diputado doctor.

Que una fundación, universidad, escuela, etcétera investigue enfermedades y tratamientos con el fin de mejorar la vida de las personas es algo que la sociedad valora y mucho, pero que esta labor pudiera desembocar en un conflicto de intereses cuando cualquier presidente, director, formador o investigador que esté directamente ligado profesionalmente a cualquier partido político, cuanto menos hace saltar las alarmas.

En el caso del partido de Santiago Abascal es aún más sorprendente puesto que desde el principio hasta el momento han criticado de sus adversarios los chiringuitos subvencionados y las puertas giratorias.

El diputado doctor Steegmann, al igual que la diputada doctora de Más Madrid Mónica García, tan atacada por Vox por compatibilizar su profesión con la política, son ejemplos de que no siempre al ciudadano le gusta que se mezclen churras con merinas.

Desde AD no dudamos del prestigio de dicho doctor de Vox; simplemente nos hacemos eco de una información que no ha gustado al partido verde, tal vez porque va en contra, ni más ni menos, de lo que predica.

No es ético la puerta giratoria, en este caso de una fundación a la política, defendiendo en el Congreso lo mismo que defiende su fundación sanitaria. Lo que no vale para unos tampoco vale para otros.

Imaginen a un constructor en activo llevando temas urbanísticos en el Congreso, votando la ley de suelosy a su partido emitiendo un comunicado su partido diciendo que el constructor personalmente no se lucra, que quien se lucra es la empresa. Sería ridículo. Pues eso mismo.

Para Vox, informar es sinónimo de difamar… cuando las informaciones no les gustan. El problema es que están nerviosos porque se les acorta el tiempo de sus chiringuitos políticos y trata de acallar a esos digitales que no puede controlar. La Reconquista no está tan cerca.

Vox nos recuerda cada vez más al Podemos de los inicios, cuando ponían en su punto de mira a los medios de comunicación que se mostraban críticos con el partido.

Lo que tendría que haber dicho Vox en el comunicado es que el señor Steegmann, desde que es diputado, ya no forma parte de dicha fundación. ¿Es legítima la actitud del diputado Steegmann? Posiblemente sí. ¿Y ética? Posiblemente no.

Publicidad