El director de colegio que comparó la Ley LGTB con el «fanatismo terrorista» pide donativos para recurrir su sanción

Plantea su pretensión de recurrir la multa de 1.000 euros de la Comunidad de Madrid y solicita ayuda económica porque dice que le faltan fondos para hacerlo

El director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón, Carlos Martínez, que fue sancionado por comparar la Ley LGTB de la Comunidad de Madrid con el «fanatismo terrorista» está pidiendo donativos para poder recurrir la sanción que le interpuso la Consejería de Políticas Sociales.

En concreto, ha escrito una nueva carta en la que plantea su pretensión de recurrir la multa de 1.000 euros de la Comunidad de Madrid y donde expresa la falta de recursos para hacerlo, pidiendo por ello ayuda económica.

«¿Tú también crees que merece la pena continuar? Si crees que sí, te pido que consideres realizar un donativo a la Fundación. Sin tu ayuda, Educatio Servanda no podrá continuar ayudándome y me será imposible dar la batalla», recoge la misiva adelantada por la Cadena Ser.

La Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad decidió mantener la multa contra Martínez por una infracción leve, que se quedaría en 800 euros «por pronto pago», por la polémica carta en la que comparaba la ley madrileña contra la LGTBifobia con «el fanatismo terrorista».

Ahora el nuevo correo redirige a una página de donativos de la Fundación Educatio Servanda, a la que pertenece el colegio concertado, para que se puedan realizar los aportaciones, que pueden ir desde los 10, 25, 50 ó 100 euros predeterminados, hasta la cifra que uno elija.

«Lucha por las libertades»

Martínez justifica esta acción afirmando que «en el fondo se trata de mucho más que recurrir esta sanción: se trata de luchar por nuestras libertades frente a una ley que creemos injusta». Además, aprovecha para dar las gracias por la colaboración y para pedir que recen «por mí y por todos los damnificados por esta ley».

De no conseguir los recursos, según explica en el mismo documento, «con mucho esfuerzo» podría llegar a pagar lo que se le solicita «y quitarme ya el problema», pero argumenta que no quiere hacerlo.

«Tengo muchas razones, pero estas son las tres principales: porque creo que esta ley atenta contra la libertad de pensamiento, porque creo que esta ley atenta contra la libertad de expresión, porque creo que esta ley atenta contra la libertad de educación», incide en la misiva.

El propio presidente de la Fundación, Juan Carlos Corvera, lo publicista mediante un tuit en su red social. «Muchos nos escribisteis para preguntar cómo ayudar a nuestro director sancionado por la ley LGTB de la Comunidad… »