Inicio Actualidad El discurso LGTB de ‘Stranger Things’

El discurso LGTB de ‘Stranger Things’

Noah Schnapp (Will Byers), uno de los protagonistas de Stranger Things

Jacobo de Andrés.- Las películas y las series de televisión son una de las principales herramientas utilizadas por la izquierda occidental para tratar de imponer su magma ideológico y cultural totalitario.

Desde hace varios años, éstas difunden, independientemente de la historia que traten, varios mensajes invariables que pueden resumirse en apenas unas líneas:

– Todas deben incluir un personaje o una relación LGTB.

– El terrorismo islamista, causante en 2018 del asesinato de 10.591 personas en 37 países a lo largo y ancho del planeta, no existe en estas producciones, ya que los atentados de ficción ahora siempre son provocados por oscuras organizaciones de “extrema-derecha”, «rusas», “radicales” o “supremacistas”.

– El hombre blanco, heterosexual y occidental siempre es el culpable de todos los males, y cuando no lo es directamente, siempre está detrás del victimario.

– Ejércitos, policías, fuerzas de seguridad occidentales siempre son organizaciones corruptas causantes de más males que beneficios.

– El fundamentalismo religioso siempre es de origen… cristiano o judío, nunca islámico.

– El discurso feminista supremacista siempre estalla en boca de algún personaje, venga o no a cuento.

– La promoción del consumo de drogas, especialmente opiáceos, no es una opción, es casi una obligación en toda nueva realización audiovisual occidental que se precie.

(Un ejemplo paradigmático hasta la vergüenza de todas estas características es la nueva versión de la un día magnífica “Los hombres de Harrelson”, hoy convertida en un vergonzoso manifiesto del marxismo cultural más burdo y en un ridículo altavoz de la corrección política más imbécil).

“Stranger Thinks”, la serie de Netflix que bien podría ser una especie de trasunto posmoderno de los míticos “Goonies”, no podía sustraerse a estos principios, especialmente, al de incluir un persona abiertamente LGTB en la historia.

A partir de aquí, alerta de ‘spoilers’

Y es que la tercera temporada de la serie de los hermanos Duffer no solamente ofrece al espectador un Will Byers más gay que nunca (incluso su amigo Mike se lo dice en una de las escenas más dramáticas de la historia: “Ya sabemos que no te gustan las chicas”), sino que, además, “Stranger Thinks” presenta en sus nuevos capítulos a Robin, la compañera de trabajo de Steve (Joey Keery) en la heladería ‘Scoops Ahoy’.

La joven, interpretada por Maya Hawke, hija de los conocidos actores Ethan Hawke y Uma Thurman, es el primer personaje LGBT en el universo de la serie de Netflix: en el penúltimo episodio, Robin tiene una charla con Steve, a través de la cual, sutil pero rotundamente, le confiesa que deesde siempre se ha sentido atraída por otra chica de su clase.

Al parecer, Maya Hawke responde al perfecto estereotipo que para Holywood ha de cumplir el perfecto actor norteamericano de izquierdas, es decir, casi todos, salvo honrosas excepciones. La chica cree que en Estados Unidos todo aquel que no vive en Los Angeles o en Nueva York es poco menos que un inculto reaccionario, pues ha declarado a ‘The Hollywood Reporter’, lo siguiente: «Lo grandioso de ‘Stranger Things’ es que ha alcanzando a tanta gente que hay muchos que nos ven en el centro de Estados Unidos, donde un pequeño gesto con un personaje gay es un gran paso”.

(La Tribuna del País Vasco)