Inicio Actualidad El Ejército sigue sin actuar en el País Vasco, la tercera región...

El Ejército sigue sin actuar en el País Vasco, la tercera región más afectada por el coronavirus, ante el rechazo del PNV, socio de Sánchez

Urkullu y Sánchez

El Ejército sigue sin operar en el País Vasco, la tercera Comunidad Autónoma más afectada por el coronavirus con 1.456 casos confirmados y 71 muertos, según los datos revelados esta mañana por el Ministerio de Sanidad. Se trata de un caso singular en España, donde hay ya 2.640 efectivos desplegados para colaborar principalmente en labores de desinfección. El Gobierno de Iñigo Urkullu y el nacionalismo vasco se mantienen reacios a aceptar la ayuda de los militares, aunque desde el Partido Socialista aseguran que la UME terminará actuando sobre el Aeropuerto de Bilbao, en Lujua (Vizcaya). Un enclave al que esta unidad no se llegó a desplazar esta semana por una decisión de última hora que ni el Ejecutivo central ni el autonómico terminaron de aclarar.

La posición de los socialistas no se corresponde con la de sus socios en el Gobierno vasco. El PNV insiste en rechazar la ayuda del Ejército en las labores de prevención y control del coronavirus, una negativa que ayer llegó de boca del lendakari, Iñigo Urkullu, quien reiteró una vez más que no es «necesaria» la intervención de los militares en la Comunidad Autónoma vasca. El presidente del Gobierno regional declaró que su gabinete no tiene «prevista una medida así», y apuntó que la Ertzaintza está funcionando con «plena eficacia y operatividad».

Urkullu respondió de esta forma tras ser consultado por la reciente polémica por la presencia de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en suelo vasco. El grupo, compuesto por 50 efectivos, acudió esta semana a la base de Araca, en Álava, y tenía previsto colaborar en la desinfección del Aeropuerto de Bilbao. Sin embargo, finalmente no se desplazó a Vizcaya por una decisión de última hora.

Desde las filas nacionalistas rechazan también la idea de levantar un hospital de campaña en la base militar de Araca, una posibilidad que dio a conocer esta semana la ministra de Defensa, Margarita Robles.

La presión que se realiza desde la administración vasca para evitar la entrada del Ejército contrasta con la situación en la que se encuentra el territorio, el tercero más afectado por el coronavirus en España, que en conjunto suma ya 19.980 contagios confirmados y 1.002 muertos. Solo la Comunidad de Madrid y Cataluña superan las cifras del País Vasco. En suelo catalán, de hecho, se mantiene desplegada la Unidad Militar de Emergencias (UME). 84 de sus efectivos trabajan en el apoyo de las instalaciones de un centro de acogida temporal en Barcelona y en la desinfección del puerto y el aeropuerto del Prat.

«Estaremos el tiempo que sea necesario»

Consultado en la rueda de prensa de hoy sobre las críticas de los partidos nacionalistas y soberanistas catalanes y vascos ante la presencia del Ejército, el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), general del Aire Miguel Ángel Villarroya, se ha mostrado contundente: «Estaremos el tiempo que sea necesario para nuestra función, ni más ni menos», ha respondido.

El propio Villarroya ha agradecido «la disciplina» de los españoles «en estos tiempos de guerra» contra el virus: «Están comportándose como auténticos soldados en este difícil momento, es de agradecer», ha enfatizado.