Inicio Actualidad El espejo andaluz

El espejo andaluz

Dirán que no, pero los candidatos andaluces terminan la campaña, de una manera u otra, en brazos de los líderes nacionales. Susana Díaz ganará las elecciones, aunque todo parece indicar que proseguirá con su tendencia a la baja. A pesar de que su relación con Pedro Sánchez sigue siendo muy mala, ambos han coincidido en que la victoria del PSOE en Andalucía va a servir para “contener a la derecha” en las elecciones generales. En definitiva, que sin ella no será fácil mantener el control del gobierno central.

Si tanto interés tiene Díaz en frenar a la derecha, ¿por qué le ha hecho la campaña a Vox? Ella metió en el debate al partido de Santiago Abascal, ella puso el foco en esa formación política, ella ha agitado el voto del miedo para movilizar a la izquierda y ella ha basado su estrategia en la segunda parte de la campaña en empujar a PP y Ciudadanos al fango de hipotéticos pactos con Vox, a pesar de que este partido no tiene a día de hoy representación parlamentaria.

Me resultan llamativas las expectativas de Abascal en Andalucía. Su ascenso se basa, en gran medida, en el malestar que ha generado en muchos españoles el debate sobre la independencia de Catalunya. ¿Cómo es posible que, precisamente, puedan encontrar su hueco en una Comunidad Autónoma, cuya presidenta tiene un discurso claro a favor de la unidad nacional? Susana Díaz puede generar dudas en muchos aspectos, pero es firme en el modelo de Estado.

La candidata socialista, con sus reiteradas alusiones a Vox, ha conseguido lo que quería: el nerviosismo de PP y Ciudadanos. A Díaz, como a la mayoría de los políticos, le importa un pimiento si la extrema derecha entra en el Parlamento andaluz, siempre y cuando ella consiga su pretensión de mantenerse cómodamente en el poder. ¿Es bueno para la gente? Qué más da. En este momento, es bueno para ella. Y punto.

En mi opinión, actualmente VOX le roba más votos al PP que a Ciudadanos. Por eso, considero que el partido de Albert Rivera es el que mejor podrá vender su resultado en Andalucía. Si consiguiera quedar por encima de Juanma Moreno, sería un éxito rotundo. Sin embargo, aunque no sea así, parece que subirá. Y el tanto se lo apuntarán Rivera y Arrimadas. Suyo es. El candidato de Ciudadanos en Andalucía es un señor con un tirón muy relativo.

Lo que me parece verdaderamente interesante es ver la repercusión nacional que puedan tener los resultados de Adelante Andalucía y Partido Popular. Teresa Rodríguez renegó de Pablo Iglesias. Él tomará nota si el resultado no es el esperado. Ella se hará más fuerte si finalmente sí lo es. Y el PP… ¡Ay, el PP! Pablo Casado no ha salido de allí. Ha aplastado completamente a su candidato, que era de Sáenz de Santamaría, por cierto. Es su primera prueba y es muy difícil. Creo que el futuro de Moreno, salvo milagro, está escrito. El futuro de Casado es imprevisible. Pero me parece que nadie le va a librar del debate interno en el PP, a ratos ensordecedor: derecha o centro, esa es la cuestión.