El Eurogrupo escoge a Centeno nuevo presidente

El Eurogrupo ha elegido este lunes al ministro portugués de Finanzas, Mario Centeno, como nuevo presidente del Eurogrupo y sustituirá desde mediados de enero al holandés Jeroen Dijsselbloem. Centeno ha ganado en la terce ronda de votaciones. En la primera ha quedado eliminada la candidata letona, y de la segunda han quedado solo el luxemburguésPierre Gramegna  contra Centeno, que al final ha sido el que se ha impuesto.

Cuatro eran los ministros de economía y finanzas de la UE que han dado un paso al frente y aspiran al cargo: el portugués Mario Centeno, el eslovaco Peter Kazimir, el luxemburgués Pierre Gramegna y la letona Dana Reizniece-Ozola. España, que ya presentó candidatura en la última elección, ha optado en esta ocasión por concentrar sus esfuerzos en hacerse con la vicepresidencia del Banco Central Europeo que quedará libre en mayo de 2018.

Centeno, Kazimir, Reizniece-Ozola y Gramegna han confirmado su interés por el puesto durante la reunión de ministros de economía y finanzas de la Eurozona que ha arrancado este mediodía en Bruselas. A priori Centeno partía como favorito y con una ligera ventaja respecto al resto de candidatos. Su gobierno estaba convencido de que cuenta con los votos necesarios para hacerse con el importante cargo.

“Tenemos candidato y tenemos presidente, a menos que haya una sorpresa”, aseguraba hace unos días el primer ministro, Antonio Costa, que espera contar con el apoyo de los grandes países y de sus socios del sur. Por ejemplo, habían confirmado públicamente que votarán por Centeno, al que el alemán Wolfgang Schäuble definió en su día como el Ronaldo del Eurogrupo, desde España hasta Grecia aunque en Lisboa suman entre los potenciales votos a Italia, Francia, Malta y otros partidos gobernados por los socialistas.

En su aval cuenta con la buena marcha de la economía lusa tras el rescate europeo y el hecho de que ha conseguido sacar al país del procedimiento de déficit excesivo sin olvidar que pertenece a la familia socialdemócrata. Un elemento este último de mucho peso dado que el resto de altos cargos en la UE –Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión, Antonio Tajani en la Eurocámara y Donald Tusk en el Consejo Europeo- están ocupados por miembros del PPE que ha optado por no presentar candidato para evitar abrir una guerra institucional con los socialistas por el equilibrio de poder en los puestos de decisión europeos.

“Siempre lo he dicho. No soy candidato”, volvió a reiterar el pasado jueves el ministro español, Luis de Guindos. España prefiere concentrarse en recuperar la silla que perdió en el órgano ejecutivo del BCE en 2012 y evitar una nueva incursión en un cargo que ya perdió ante Dijsselbloem en 2015.

Cuatro candidatos al puesto

Centeno, economista, profesor y ex banquero, no es el único socialista que intentará hacerse con el puesto. Eslovaquia, que hace unas semanas perdió en la carrera por hacerse con  la Agencia Europea del Medicamento, presenta también a Peter Kazimir. Un ministro de finanzas que no goza de tantas simpatías dentro de su familia política por sus declaraciones explosivas pero que se ha ganado el apoyo de muchos gobiernos conservadores predicando austeridad.

“Veo a la Eurozona como un motor de la integración europea. La diversidad es nuestra fuerza. Somos una comunidad y mi ambición es integrar a los que están dentro y fuera del euro, construir puentes”, proclamaba el pasado jueves. También intentarán dar la sorpresa el luxemburgués Pierre Gramegna, el último en confirmar su candidatura, y en cuya contra juega el hecho de que Juncker es luxemburgués y la letona Reizniece-Ozola, de 36 años, campeona de ajedrez y la única mujer en la carrera pero que hizo campaña contra el euro.

Si un candidato consigue al menos 10 de los 19 votos –una mayoría simple- se hará con el puesto. De lo contrario, Dijsselbloem informará individualmente a los candidatos de los votos obtenidos. Los aspirantes que lo deseen podrán retirarse de la carrera. Si hay dos al menos que deciden continuar habrá nuevas rondas de votación, que seguirán siendo secretas, hasta que haya un ganador. Además del puesto de presidente del Eurogrupo los 19 también tendrán que elegir al próximo presidente del grupo de trabajo del euro. El actual responsable, el austríaco Thomas Wieser, concluye su mandato el 31 de enero. Entre los países interesados por colocar a uno de sus representantes están Francia o Finlandia.

Loading...