El exmagistrado Carlos Granados presidirá la oficina antifraude de Madrid

14

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado con mayoría simple el nombramiento del exmagistrado Carlos Granados para presidir la oficina antifraude municipal. Granados, propuesto por el gobierno de Manuela Carmena y el PSOE, no ha obtenido los votos de todos los concejales del pleno: PP y Ciudadanos han votado en contra de su nombramiento. En la primera votación era necesario alcanzar los dos tercios de la cámara.

El magistrado Carlos Granados, fundador de la asociación judicial Francisco de Vitoria y presidente de la junta electoral central en 2014, consideró en enero que el trabajo al frente de la oficina es un “reto apasionante para quien ha estado muchos años al servicio de la justicia”. No obstante, reseñó que esa oficina no puede interferir ni invadir las competencias de la intervención general del Ayuntamiento de Madrid.

Los concejales del PP y Ciudadanos se han mostrado en contra en el pleno de poner en funcionamiento esta oficina y han recordado que las funciones de este nuevo organismo han sido parcialmente suspendidas de forma cautelar por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Pese a esos recortes, el gobierno local argumenta que desde la oficina se pueden realizar acciones de prevención y de buenas prácticas.

La portavoz Rita Maestre ha pedido a los ediles “que piensen con generosidad y visión de futuro” a la hora de respaldar a Granados como director de la oficina, porque “hasta ahora las herramientas de la institución no han sido suficientes para controlar la corrupción”. La socialista Purificación Causapié ha puesto en valor “la honestidad y el gran valor profesional” de Granados, que hace un “honor” a la ciudad aceptando el cargo. Y ha agregado: “Esperamos grandes resultados para combatir la lacra de la corrupción, que cuestiona la democracia y el sistema de derechos”.

El concejal del PP, Percival Manglano, ha acusado a Carmena de “estropear todo lo que toca”. El edil ha argumentado que la oficina planteada a todos los grupos por una asociación privada era una “buena idea”, pero ha subrayado que tras la modificación del gobierno de Ahora Madrid, el organismo entra en las funciones de otros departamentos. Por su parte, la edil Silvia Saavedra ha cuestionado la utilidad de una oficina cuyo director puede ser nombrado en segunda votación por mayoría simple, ya que, ha reflexionado, “se pueden imaginar lo que ocurre si el director se nombra por un gobierno que tiene mayoría absoluta”.