El expresidente peruano Alberto Fujimori es indultado por razones humanitarias

21

La Navidad ha llegado con un regalo amargo -aunque no sorprendente- para muchos peruanos: el autócrata Alberto Fujimori ha sido indultado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski. La condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad perpetrados en los años 90 ha quedado en el aire.

La noticia ha provocado gran malestar en Lima, con disturbios incluidos. Fujimori, de 79 años, ha ingresado este sábado en una clínica privada por un cuadro de “hipotensión” y “arritmia“.

El perdón otorgado por Kuczynski se veía venir, después de que un sector del fujimorismo evitara en el Congreso su destitución cuando otro sector mayoritario del mismo partido intentó desplazarlo por “incapacidad moral“. Ha sido precisamente Kenji Fujimori, hijo del dictador, quien se ha opuesto a su hermana Keiko para frenar la caída de Kuczynski, acusado de haber recibido dinero de la constructora brasileña Odebrecht. Semejante acto dista de tener fundamentos éticos o jurídicos. “Quiero agradecer en nombre de la familia Fujimori al presidente Pedro Pablo Kuczynski por el noble y magnánimo gesto de brindarle el indulto humanitario a mi padre. Estamos eternamente agradecidos con Ud. Presidente. Dios lo ilumine”, ha asegurado Kenji la noche de este domingo. En el 2016, el actual presidente peruano era un férreo opositor a facilitar la salida de la cárcel de Fujimori.

Felonia y traición

La excandidata presidencial, Verónika Mendoza, ha considerado que el presidente, al abandonar su postura que, entre otras cosas, le permitió captar el voto antifujimorista en la segunda vuelta electoral que lo llevó al Gobierno, cometió “una vil traición a la patria“. El viraje de Kuczynski ha tenido un precio, según Mendoza: “A cambio de salvar su pellejo, ha negociado con el fujimorismo un indulto infame al corrupto y asesino”.

Mauricio Mulder, congresista del Partido Aprista, ha hecho el mismo diagnóstico. “Rechazo que haya sido negociado una mutua impunidad entre el señor Alberto Fujimori y el señor Pedro Pablo Kuczynski. Han pactado para liberarse de acusaciones”. Marco Arana, del Frente Amplio, ha hablado de un “acto de felonía“.  Varios legisladores de Peruanos por el Kambio, el partido oficial, decidieron por su parte darle la espalda al presidente. “Lamento sinceramente la decisión tomada. El martes formalizaré mi renuncia a la bancada”, ha anunciado Alberto de Belaunde, y otros de inmediato siguieron el mismo camino.

El juicio histórico

Fujimori fue elegido presidente del Perú en abril de 1990. No tardó en disolver el Congreso y perseguir a sus adversarios. Ganó no obstante popularidad por los éxitos de la lucha estatal contra Sendero Luminoso, logrado con altos costos en materia de derechos humanos. También, en virtud de un drástico giro económico hacia el neoliberalismo, logró derrotar la inflación. Una vez reelecto profundizó su giro autoritario. Su segunda reelección, una década más tarde, fue fraudulenta. En virtud de la protesta social tuvo que abandonar el país.  Fue extraditado hace 11 años.  En abril de 2009, la justicia lo condenó a 25 años de prisión tras comprobar su responsabilidad hechos aberrantes cometidos durante la represión contra la guerrilla maoísta, así como los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer durante el autogolpe de abril de 1992.

Keiko, su hija mayor y dos veces candidata presidencial en nombre del padre, también celebró su vuelta a casa. “Hoy es un gran día para mi familia y para el fujimorismo. Finalmente mi padre está libre. ¡Esta será una Navidad de esperanza y alegría!”.