Inicio Actualidad El fabricante de la vacuna Astrazeneca sufre un ataque de hackers norcoreanos

El fabricante de la vacuna Astrazeneca sufre un ataque de hackers norcoreanos

Madrid, 28 de noviembre de 2020 (10:13 CET)

Astrazeneca es una de las compañías mundiales que está en el punto de mira. Desde que anunció los resultados de su ensayo clínico no levanta cabeza, los científicos dudan de la eficacia de su vacuna por un error con las dosis, por lo que tendrá que continuar realizando pruebas adicionales. Y a todo esto hay que añadirle un último capítulo: en las últimas semanas ha sufrido  un ciberataque de hackers norcoreanos.

Así lo adelantó Reuters este viernes, citando a dos fuentes anónimas con conocimiento del asunto. Según la agencia, los piratas informáticos se hicieron pasar por reclutadores en aplicaciones como Linkedin y Whatsapp para acercarse al personal de Astrazeneca, incluidos los que trabajan en la investigación del prototipo anticovid, con ofertas de trabajo falsas.

El laboratorio británico declinó hacer declaraciones. Pero sí habló la Universidad de Oxford, su socia en el desarrollo del antídoto, que aseguró a la CNN que la inteligencia británica estaba al tanto y trabajaba para asegurar su protección.

“La Universidad de Oxford está trabajando en estrecha colaboración con el CNSC para garantizar que nuestra investigación de covid-19 tenga la mejor seguridad y protección cibernéticas posibles”

“La Universidad de Oxford está trabajando en estrecha colaboración con el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (CNSC) para garantizar que nuestra investigación de covid-19 tenga la mejor seguridad y protección cibernéticas posibles”, insistió un portavoz de la universidad.

Y aunque el centro de seguridad no ha querido hacer comentarios directos sobre este asunto, el viernes señaló a la cadena estadounidense que estaba «comprometido a proteger nuestros activos más críticos, el sector de la salud y la investigación y el desarrollo de vacunas cruciales contra las amenazas»

Este ataque supuestamente se ha producido después de que el legislador surcoreano Ha Tae-Keung denunciara que su país también había frustrado los intentos de Corea del Norte de piratear sus propias compañías farmacéuticas que trabajan en vacunas contra el coronavirus.

Sin embargo, no explicó cuándo se produjo el hackeo o qué compañías farmacéuticas fueron el blanco. Tae-Keung se limitó a criticar que Corea del Norte ha intentado hackear compañías farmacéuticas surcoreanas que están desarrollando vacunas locales para el coronavirus.

Astrazeneca repite el ensayo clínico de la vacuna

No están siendo buenas semanas para la Universidad de Oxford y Astrazeneca. Además de enfrentar los ciberataques, los fabricantes tendrán que realizar un nuevo ensayo clínico a nivel global para aclarar la incertidumbre que se ha generado en torno a la eficacia de su remedio para frenar la pandemia.

Este antídoto demostró ser eficaz  en un 70%. Y tan solo unos días después de comunicar su rendimiento, las entidades británicas anunciaron una fórmula de aplicación podría aumentar su efectividad hasta el 90%. Esta estrategia no convenció a los expertos.

Un médico aguanta una dosis de la vacuna contra la gripe / EFE

Este alto porcentaje se alcanzó mediante un error. Las entidades británicas descubrieron que una primera dosis fuerte podría rebajar la eficacia de la segunda. Es decir, dos dosis completas mostraron una eficacia del 62% mientras que media dosis y, posteriormente, una entera, alcanzaba ese 90%. Y este baile de porcentajes es lo que llevará de nuevo a Oxford y Astrazeneca a retomar las pruebas.

«Ahora que hemos encontrado lo que parece una mejor eficacia, tenemos que validar esto, por lo que necesitamos hacer un estudio adicional», explicó el director ejecutivo de Astrazeneca, Pascal Soriot, en una entrevista con Bloomberg. “Probablemente haremos otro «estudio internacional, pero este podría ser más rápido porque sabemos que la eficacia es alta, por lo que necesitamos un número menor de pacientes”, añadió.

Científicos ponen en duda la vacuna

Las críticas más severas a la investigación británica llegaron por parte del director del programa de vacunas estadounidense Operation Warp SpeedMoncef Slaoui, quien sentenció que el mayor nivel de efectividad se ha probado únicamente en la población joven.

A él se sumaron los ataques de los asesores del regulador de medicamentos estadounidense (FDA) y de los científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Ambos organismos han criticado que los fabricantes no han explicado cómo ha llegado a la conclusión de que su prototipo tiene un 70% de efectividad.

«Si no se sabe esto, es difícil saber la importancia de sus hallazgos», señaló, Paul Offit, miembro del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA, uno de los encargados de revisar las vacunas Covid-19 antes de que se comercialicen, en declaraciones a la CNN. Tanto Pfizer como Moderna publicaron los datos que las llevaron a concluir la eficacia de sus antídotos.

Las entidades estadounidenses, además, hicieron hincapié en la falta de transparencia generalizada en la investigación. Según el comunicado que emitió Astrazeneca este lunes, 23.000 personas formaron parte de su ensayo de fase 3. Como es habitual, algunos de los voluntarios recibieron la vacuna anticovid mientras que otros simplemente un placebo.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es