El fiscal retira la acusación contra el padre Román por abusos sexuales

Considera que no han quedado acreditados los hechos. La acusación particular mantiene su pena de 26 años

La Fiscalía ha retirado hoy la acusación inicial contra el único procesado por el conocido como caso Romanones, el padre Román, para el que pidió nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual continuado a un menor, al considerar que no han quedado acreditados los hechos.

Lo ha hecho en la última sesión del juicio que se celebra desde el pasado 6 de marzo en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada por una causa que se inició cuando un joven que ahora tiene 27 años puso los hechos, ocurridos supuestamente cuando contaba entre 14 y 17, en conocimiento de la Fiscalía andaluza en octubre del 2014, y sobre los que llegó a pronunciarse el papa Francisco.

El fiscal ha retirado la acusación por la que solicitó nueve años de prisión en las conclusiones finales, mientras la acusación particular ha mantenido la petición de 26 años de cárcel aunque con modificaciones técnicas y la defensa del sacerdote su libre absolución.

Las partes han presentado sus informes tras nueve sesiones de vista oral en las que inicialmente se citó a cuarenta testigos y catorce peritos y que comenzaron con el único procesado, que negó los hechos y recalcó que tenía con el denunciante un “amor cristiano”.