Inicio Actualidad El Gobierno aborda reducir las penas por sedición y aumentar las de...

El Gobierno aborda reducir las penas por sedición y aumentar las de rebelión

Caundo la opinión pública trata todavía de entender lo que significa desjudicializar la política, la portavoz María Jesús Montero ha afirmado este martes que el Gobierno prevé afrontar con «amplitud de miras» una amplia reforma del Código Penal que abarque «todos los capítulos», incluidos los delitos sexuales y los medioambientales, pero también el de sedición. Otras fuentes del Gobierno han añadido que también se trabaja en endurecer las penas de rebelión.

Tiene relevancia el anuncio porque se realiza un día después de que el presidente del Gobierno de coalición, Pedro Sánchez, planteara que, tal y como está tipificado el delito de sedición en España, contiene elementos no homologables con otros países europeos. Por eso, la mnistra ha dicho después del Consejo de Ministros que el plan del Gobierno es ajustarlo a la «realidad» y a la «actualidad».

Montero ha intentado desviar la atención en ese punto e insistía en que el Ejecutivo pretende abrir un debate amplio que afecte no solo a ese delito, por el que fueron condenados a prisión los líderes del proceso soberanista en Cataluña, sino a otras materias, como el consentimiento en la relaciones sexuales. Cuestionada reiteradamente sobre esta materia, ha recalcado que se va a abrir un proceso de revisión, cuyo alcance no está cerrado y que afecta a «los acontecimientos ocurridos en Cataluña».

También ha aclarado Montero que la posible revisión del delito de sedición no forma parte del acuerdo de Gobierno firmado entre el PSOE y Podemos, de modo que no hay una unidad de voto predeterminada, sino que se intentará llegar a un acuerdo con todos los partidos, incluido el PP, aunque ha advertido que «el espíritu de la reforma será el de los anuncios del presidente del Gobierno y el que figuraba en el programa electoral».

Endurecer rebelión y suavizar sedición

De esta forma, sobre endurecer el delito de rebelión, que lleva penas de cárcel de hasta 30 años, y suavizar el de sedición para delitos como los condenados por el «procés», el Gobierno deja abierta esa posibilidad e incluso han llegado a comentar diversas fuentes que sería una «orientación perfecta».

Dado que la reforma del Código Penal en lo referido a los delitos cometidos por los independentistas en Cataluña no fue abordada en el acuerdo programático con Unidas Podemos, estas fuentes del Gobierno han insistido en que el Gobierno no tiene una propuesta y será el grupo parlamentario socialista quien deba impulsar la iniciativa en el Congreso.

Estas fuentes tampoco han descartado que la reforma contemple un «pack» único (revisión de ambos delitos) o, por el contrario, se trocee.

Pactar con Bildu

Por otra parte, la portavoz del Gobierno ha justificado este martes la negociación de los presupuestos de Navarra con Bildu. Cree la también ministra de Hacienda que se trata de una «dinámica normal» en la que se habla «de números, de cifras» y no de otras «pretensiones» de la formación independentista, pero no debe estar convencida de su argumentación cuando ha creído necesario recordar que el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, también se apoyó en la formación separatista para aprobar las cuentas cuando era alcalde de Vitoria.

Hay que recordar que el Gobierno de Navarra, presidido por la socialista María Chivite, ha alcanzado un preacuerdo con Bildu para que la formación de Otegui respalde los presupuestos de la Comunidad, aunque no se ha concretado cuál es el precio a pagar por el apoyo de los proetarras.

Montero quería de esa forma separar lo que supone negociar las cuentas regionales y las posibles cesiones al independentismo vasco en Navarra: «Se trata de hablar de números… no de nada que tenga que ver con pretensiones de estas formaciones que ni siquiera están en la órbita de las competencias de las comunidades autónomas».

Incluso ha aclarado que en las negociaciones para aprobar los Presupuestos Generales de Navarra de 2020 entre el PSN-PSOE y Bildu se pidió que se pusiera sobre la mesa como «único interés» el «general de los ciudadanos».

Derogación de la reforma laboral

Y hablando todavía de dinero, María Jesús Montero, ha avisado ya de que no se va a poder derogar en su totalidad la reforma laboral de Mariano Rajoy: «Es evidente que nunca se puede derogar una reforma laboral en su totalidad… tienen elementos añadidos». Además, ha asegurado que «ni siquiera lo piden los sindicatos».

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha recalcado que todos los ministros están «de acuerdo» en cuáles son los elementos a impulsar, que están especificados «con mucha claridad» en el acuerdo de gobierno: «La manera de expresar puede tener diferente música, pero el contenido es el mismo porque ha sido pactado y ampliamente debatido».

Aun así, la ministra ha enumerado los elementos de la reforma laboral más perjudiciales para trabajadores en términos de pérdida de derechos laborales, destacando que serán objeto de esta «contrarreforma» atajar el despido por absentismo y la subcontratación y abordar la prevalencia del convenio y la ultraactividad.