El Gobierno cede al chantaje del PNV con un 32% más de inversión a Vascongadas

9

Aitor Esteban, portavoz del PNV.

El Gobierno retoma el esfuerzo inversor en infraestructuras en las comunidades autónomas tras el recorte generalizado de 2017. Para este ejercicio el Ejecutivo ha reservado 14.823 millones de euros en gasto territorial, un 15,3% más que en el año anterior. Si entonces este desembolso se redujo en todas las regiones salvo Canarias, en 2018 todas excepto Navarra y La Rioja recibirán más dinero. La inversión crece de forma notable -un 32%- en Vascongadas cuatro meses después de mejorarse el cupo vasco y en un momento en que La Moncloa busca el apoyo del PNV a estos Presupuestos.

El Ejecutivo popular, que por ahora solo tiene asegurado el respaldo a sus cuentas de Ciudadanos, precisa para sacarlas adelante en el Congreso de los Diputados el voto favorable de los nacionalistas vascos, que condicionan su apoyo a que se deje de aplicar al artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Si a finales del año pasado el Parlamento ya aprobó un nuevo cupo vasco que reduce en 1.300 millones la aportación del País Vasco a la caja común, y que ya se interpretó como un guiño de cara al trámite de los Presupuestos, ahora el Gobierno garantiza a esa región 509 millones en inversiones, un 32% más que en 2017, buena parte para la línea de alta velocidad conocida como «la Y vasca».

La inversión crece aún más en Castilla-La Mancha, casi un 38%, y en Cantabria (+36%). Andalucía es un año más la comunidad que más dinero recibe, 1.477,75 millones, un 27,7% más y el 14,6% del total (un punto porcentual más). Le sigue Cataluña, con 1.350 millones (+17,4%); eso sí, en el caso de esta comunidad no aumenta su peso sobre el conjunto de la financiación repartida, que se queda en el 13,3%. Cabe recordar que el Gobierno cambió hace años el criterio de reparto de la inversión, primando los proyectos frente al peso económico de cada autonomía.

«Son unos presupuestos con un fuerte carácter inversor», defendió ayer el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Este departamento y las entidades estatales dependientes cuentan para 2018 con 8.908 millones para invertir en 2018, cifra similar a la de 2017. Casi la mitad (4.301) se destinará al ferrocarril, destacando la inversión en la red convencionales y en los proyectos comprometidos del AVE.

La inversión en carreteras, sin contar el Plan Extraordinario de 5.000 millones para los próximos cuatro años, ascenderá a 2.437 millones (+12,2%), mientras que en aeropuertos se desembolsarán 752,1 millones de euros, un 22,2% más que en 2017.

El grupo nacionalista se ausenta en el Congreso

Todas las miradas se posan sobre el PNV, que se sacudió la presión escabulléndose del Congreso justo el día en que el Gobierno presentaba su proyecto de Presupuestos. Pese a ser una fecha destacada en el calendario parlamentario, el portavoz vasco, Aitor Esteban, no acudió a la reunión de los martes por motivos «personales» y delegó la representación en otro diputado, Mikel Legarda. Pero este tampoco llegó a tiempo por problemas de transporte, según explicó luego su grupo. Tras excusar su ausencia de la Junta de Portavoces ante la presidenta del Congreso, Legarda se marchó y el PNV no ofreció declaraciones a los periodistas, pese a ser el grupo más buscado. Un año más, sus cinco escaños son vitales para aprobar las cuentas.

El Congreso determinó que el debate de las enmiendas a la totalidad se producirá los días 25 y 26 de abril. Será la primera prueba de fuego para Mariano Rajoy, que ya sabe que no puede contar con el apoyo del PNV mientras dure el 155 en Cataluña. La Moncloa y el partido vasco confían en un vuelco que permita conformar un nuevo Govern de la Generalitat antes de esa fecha, lo que supondría el fin de la intervención en Cataluña y que el PNV retome su pacto con Rajoy. El presidente fue optimista ayer: «No tengan ninguna duda, daré la batalla para que España tenga unos Presupuestos que son buenos y benefician a todos los ciudadanos».

(ABC)