Inicio Actualidad El Gobierno conoce y usa las exclusivas de El País contra el...

El Gobierno conoce y usa las exclusivas de El País contra el PP antes de que se publiquen

Tal y como recordaba oportunamente Dieter Brandau en su editorial de este lunes, en la sesión de control de la pasada semana el presidente del Gobierno habló, inesperadamente, de la corrupción del PP y de Cospedal:

«Había un Gobierno con un partido condenado por corrupción, con una secretaria general que destruía a martillazos las pruebas de la justicia. Se creó una estructura parapolicial para perseguir adversarios políticos de manera irregular. La situación hoy no es perfecta, pero reconozcamos que los mangantes no están en el Gobierno como sí ocurría cuando ustedes estaban en el Gobierno».

Y no fue el único: en el mismo pleno Nadia Calviño, Teresa Rivera y Félix Bolaños recurrieron también al comodín de la corrupción de tiempos de Rajóy, el tercero incluso habló como el presidente de los «martillazos», un referencia a los discos duros de Bárcenas que se habrían destruido por ese expeditivo método.

El viernes, por su parte, fue Adriana Lastra la que se atrevió a acusar al PP de «estar a lo que ha estado toda la vida, en trincar a manos llenas» y, sobre todo, a hacerlo desde Andalucía, cuna de la macrocorrupción socialista que se ha cifrado en, al menos, unos 700 millones de euros. «El Partido Popular son tramas y trampas» concluía la vicesecretaria general del PSOE olvidando las múltiples tramas socialistas en la región, de los ERE a la Faffe.

Poner el foco de la opinión pública sobre la corrupción en plena precampaña en Andalucía puede parecer un error, pero con tantas intervenciones –desde el presidente a la vicesecretaria general pasando por dos vicepresidentas y un ministro de los más importantes– lo que está claro es que no se trataba de algo improvisado, aunque durante la semana pasada resultaba difícil entender qué había detrás de esta nueva estrategia de Sánchez y los suyos.

Hasta este lunes, en el que El País publicaba unos audios de una sipuesta conversación de María Dolores de Cospedal y el excomisario Villarejo, en lo que parece el inicio de una serie que este martes se ha seguido con otra conversación, en este caso de Esperanza Aguirre.

El Gobierno, a todo trapo

¿Casualidad? Es posible, aunque no lo parece al escuchar como el portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, usaba las noticias de las conversaciones de hace años para cargar contra los populares: «Nadie puede negar que el PP es un partido corrupto, con una estructura más propia de una organización mafiosa que de una organización política. Es el mismo PP de Aznar, de M.Rajoy, el de Casado y el de Feijóo, un partido carcomido por la corrupción», ha dicho.

Y no sólo Sicilia: en la rueda de prensa del Consejo de Ministros de este martes la portavoz del Gobierno aseguraba que los audios «ponen los pelos de punta» y desde fuentes de Moncloa se desliza que el PSOE podría apoyar la creación de la comisión de investigación sobre «las cloacas» que pedían sus socios de Podemos y los partidos separatistas para centrarla en las supuestas relaciones del PP con personajes oscuros de las fuerzas de seguridad cono el propio Villarejo y otros.

¿Estaban sembrando el terreno Sánchez y los suyos para una ‘exclusiva’ que sabían que se iba a producir? Desde luego, es imposible afirmarlo con total seguridad, pero la operación parece demasiado perfecta y con una ejecución en el tiempo muy cuidada como para ser mero fruto de la casualidad.

¿Y qué pasa con Dolores Delgado?

La pirueta del Gobierno llama profundamente la atención cuando un cargo nombrado por el propio Ejecutivo y de máxima confianza del propio Pedro Sánchez, tenía también sus propios audios con Villarejo, que no sólo eran escandalosos sino que podrían tener incluso tintes delictivos. Sobra añadir, además, que la fiscal general Dolores Delgado sigue en activo y tiene un puesto de extraordinaria importancia, mientras los aludidos del PP están todos fuera de la política.

Y es que el pasado mes de marzo, Libertad Digital publicaba en exclusiva nuevos audios que se incautaron durante la ‘operación Tándem’ en noviembre de 2017 que originó la investigación judicial sobre el comisario José Villarejo en el Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional del magistrado Manuel García Castellón.

Las nuevas grabaciones se correspondían con un encuentro informal mantenido el 11 de febrero de 2015, posiblemente en una cafetería de Madrid, por la actual fiscal general del Estado, Dolores Delgado; el exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y el propio comisario imputado actualmente en más de una treintena de piezas judiciales por numerosos delitos como organización criminal.

Durante la grabación desvelada por LD, Villarejo se dirigía a Delgado y a Garzón para referirse al «clan» y a la «lealtad», y no dudaba ofrecer su ayuda en el futuro a la propia fiscal. Por su parte, Delgado en contestación a Villarejo afirmaba literalmente que «todos los cometidos son importantes porque al final son piezas de un mismo engranaje. Para que los engranajes funcionen a veces a algunos nos toca estar en un sitio, a otros en otro».

Publicidad