“El Gobierno debería dejar muy claro qué ofrece a Catalunya”

Juan José Brugera, presidente de la inmobiliaria Colonial, y con una larga trayectoria en el mundo de la banca y la industria, fue elegido ayer nuevo presidente
del

Círculo de Economía que integran profesionales de amplio espectro, gestores bancarios y académicos e incluso algún joven empresario industrial.

Usted preside una sociedad inmobiliaria. Anteriormente trabajó muchos años como gestor en el sector bancario. ¿Cómo prefiere definirse?

Yo soy un animal industrial. Estuve en banca y entré en Colonial de casualidad. Pero mi trayectoria ha sido siempre industrial.

Hablando de industria. ¿No hay pocos representantes de la industria en la nueva junta del Círculo de Economía?

La clase dirigente catalana ha mutado. Ya no procede tanto de la empresa familiar como ocurría en los orígenes del Círculo. Responde a intereses muy diversos, y de eso es un fiel reflejo la nueva junta de la entidad. Hay gente procedente de la biotecnología, que junto a las empresas digitales apuntan el camino hacia el que va la economía. El actual modelo industrial está anticuado.

¿Qué opinión le merece la actual política económica del Gobierno?

Creo que el pacto del Gobierno con el PSOE ha comportado que se aprieten las tuercas a las empresas con la subida de impuestos para no apretar en el IRPF. Es lo que ha ocurrido con el impuesto de sociedades. La política de subida de impuestos a las empresas no es buena. Provoca inseguridad jurídica y también aleja las inversiones internacionales.

El mandato de su predecesor se ha caracterizado por un especial énfasis en alertar los peligros de la fractura social. ¿Mantendrá usted esa visión de la economía y la sociedad?

Completamente. Sobre la fractura social, Antón Costas ha hecho un gran trabajo. Esto es lo que ha hecho al Círculo diferente. No sólo defendemos los intereses empresariales. Somos algo más. Ustedes hablan de la diversidad de la nueva junta del Círculo. Pues bien, si hay algo que les es común a todos ellos es el hecho de tener una visión muy particular y reformista del capitalismo.

¿Cómo se define usted en política económica

Como un liberal con inquietudes sociales.

¿Cómo interpreta entonces la última subida del salario mínimo interprofesional (SMI)?

Me parece bien. Hay que estimular a la rueda para que siga girando.

Usted deberá conocer la crítica a que una parte de la élitecatalana se inhiba a la hora dedefinirse sobre los grandes problemas.

El Círculo nunca ha tenido pereza de entrar en los temas más complejos. El Círculo emite su opinión razonada sobre grandes temas a través de sus notas de opinión, pero además ha ganado presencia pública porque hemos multiplicado el número de actos.

En los últimos días se ha asentado en los medios el concepto del “diálogo” para definir las relaciones entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Generalitat de Catalunya. ¿Qué opinión le merece todo ello?

Creo que ese diálogo debería ser lo más transparente posible. De las dos partes. El Gobierno debería decir bien claro qué nos ofrece en materia de infraestructuras, en materia fiscal y de autogobierno. Debe resolver la insatisfacción de la sociedad catalana. Pero el actual Gobierno de la Generalitat debería explicar de forma bien clara también adónde nos quiere llevar. Qué tipo de propuesta política y económica nos está haciendo.

En el mandato de su antecesor el Círculo planteó la necesidad de llegar a algún tipo de consulta para resolver el contencioso en Catalunya.

Suscribo todo lo que dijo Antón Costas sobre este tema. Pero el Círculo no está para dar saltos en el vacío. Pienso que el concepto de democracia se acaba allí donde se acaba la ley. Y no debe haber decisiones unilaterales.

¿Qué le parece la política que ha desarrollado el Ayuntamiento de Barcelona?

Primero, lo que tengo que decir es que Barcelona es una ciudad que ha sabido administrar bien sus recursos, cosa que no ha ocurrido con la Generalitat catalana. Es algo que viene de tiempo atrás y esos funcionarios siguen ahí.

¿Qué opinión le merece el gobierno de Ada Colau?

Yo les daría un margen de confianza. Han venido para quedarse. También Felipe González llegó en 1982 con un traje de pana y después hizo lo que hizo…

¿Hará cambios en las jornadas de Sitges?

No muchos. Pero lo importante será que intentaremos embridar mejor a los políticos que participen en ellas. Que vengan bien preparados.

Loading...