Inicio Actualidad El Gobierno estudia un impuesto a «las grandes fortunas» como reacción a...

El Gobierno estudia un impuesto a «las grandes fortunas» como reacción a Moreno y Ayuso

El Gobierno está decidido a ir al choque contra Juanma Moreno e Isabel Díaz Ayuso, los dos barones con más proyección dentro del PP y con una política fiscal similar. Tras eliminar el impuesto de Patrimonio, Hacienda no descarta ahora un impuesto para «las grandes fortunas» si «hubiese una propuesta». La idea ya está en la mesa de negociación de los Presupuestos donde Unidas Podemos quiere rescatar una ley que registraron en primavera.

La Proposición de Ley sobre la titularidad, tenencia, disponibilidad, disfrute o uso de bienes o derechos por personas con grandes fortunas fue tumbada con el voto en contra del PSOE, PP, Vox y Ciudadanos. La norma establecía un nuevo impuesto a las grandes fortunas superiores a los 10 millones de euros. Desde el entorno de la líder morada, Ione Belarra, aseguran que, la supresión del impuesto de Patrimonio en Andalucía, no tendría consecuencias si esta ley «hubiese salido adelante»

Poquito a poquito

El ministerio de Hacienda está negociando con varios interlocutores de Unidas Podemos; entre ellos, el portavoz económico, Nacho Álvarez, y el director de gabinete de la vicepresidenta segunda, Josep Vendrell. Fuentes próximas a los negociadores evitan entrar en el detalle. Tampoco si este impuesto que se está estudiando sería igual al votado en primavera que mantenía el umbral de 10 millones, que contaba con ocho tramos y tipos marginales de entre el 3,6 % y el 5 %.

Dentro de modelos en la Unión Europea, se están analizando algunos como el Impuesto a la Fortuna Inmobiliaria de Francia. Lo que está claro es que esta nueva tasa mantiene la idea de traer la reforma fiscal «poquito a poquito» y que es la máxima de Hacienda.

El nuevo impuesto no vendría, «necesariamente con Presupuestos» y su votación podría estar desligada. Lo que parece que se descarta es una reforma de la financiación, donde sí se podría establecer un mínimo común de Patrimonio, porque «no hay consenso entre las comunidades autónomas».

Un nuevo marco

En el Gobierno están preocupados por la «dinámica perversa» de bajar impuesto, como lo definió ayer José Luis Escrivá. El ministro de Seguridad Social, pese a ser desautorizado a la hora de recentralizar el impuesto, afirmó por la tarde en el Senado que «es evidente que existe competencia fiscal entre Comunidades Autónomas y esto debilita a los servicios públicos».

En La Moncloa ya trabajan en un nuevo marco. Un Gobierno «que baja impuestos a la mayoría», poniendo como ejemplo la bajada del IVA del gas del 21% al 5 hasta el 31 de diciembre, frente a un PP que «elimina impuestos a los privilegiados», obviando que la supresión de Patrimonio puede atraer a fortunas que pagarán IRPF.

En Ferraz ya han lanzando una campaña titulada «el PP gobierna para el 0,2% más rico». La estimación de Hacienda es que la Junta dejará de recaudar por Patrimonio 120 millones mientras que el PSOE lo cifra en 93 millones. Los socialistas insistirán en el gasto social y recordarán que con ese dinero se podría poner en marcha «25 centros de salud o 20 centros de Educación Infantil».

Publicidad