El Gobierno gestionará las facturas de la Generalitat

Acción, reacción. Ésa es la estrategia del Gobierno ante los preparativos del 1-O. Cada vez que el Govern de Carles Puigdemont dé un paso, el Ejecutivo de Mariano Rajoy responderá. Intentará hacerlo con la máxima “proporcionalidad” para evitar un mayor incremento de la crispación que genera el referéndum.

El vicepresidente de la Generalitat y conseller d’Economía, Oriol Junqueras, ha dado hoy un paso, consistente en anunciar que el Govern dejará de remitir los justificantes de sus gastos semanalmente como venía haciendo hasta ahora. El ministro de Economía, Cristóbal Montoro, exigió ese listado para comprobar que la Generalitat no destinaba ni un solo euro de dinero público en la organización de la consulta.

Otras opciones más contundentes

La reacción del Gobierno central se oficializará mañana en el Consejo de Ministros, que prevé tomar medidas para mantener el control sobre los gastos de la Administración catalana, según explican fuentes de Moncloa. La idea es que sea el propio Montoro quien se haga cargo del pago de las facturas de la Generalitat.

Esta medida entra dentro de esa idea de la “proporcionalidad”, puesto que es la menos agresiva de las que se pueden aplicar en estos casos contempladas en la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Ante de verano, el Gobierno amenazó con cortar el grifo del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) a Catalunya.

Pero ahora descarta esa medida, porque podría tener consecuencias directas en los ciudadanos como el impago de las nóminas de los funcionarios, de las cuentas de los farmacéuticos o de otros servicios sociales. También cabe la posibilidad de enviar a Barcelona a los hombres de negro, es decir, a interventores que tomen las oficinas del Departament d’Economia para supervisar cada papel que entre o salga.

La estrategia de Junqueras

Pero de momento esas medidas más contundentes parecen descartadas. Montoro se conformará con tomar el control de las facturas. Con ese método de fiscalización, el Ministerio espera poder seguir conociendo en qué se gasta el dinero la Generalitat, por eso, desde el PP no dan demasiada importancia al gesto de Junqueras.

Algunas fuentes populares apuntan incluso a la posibilidad de que el vicepresidente catalán haya decidido no someterse al control semanal de Hacienda con la idea de no firmar facturas relacionadas con el referéndum para evitar burlar la ley y las sentencias y no comprometer su futuro político.

Loading...