Inicio Actualidad El Gobierno no teme ataques extrajeros de ‘fake news’ en las elecciones...

El Gobierno no teme ataques extrajeros de ‘fake news’ en las elecciones andaluzas

El ministro de Cultura y Deportes, José Guirao, ha asegurado que en el Gobierno “no ha saltado ninguna alarma” sobre una posible injerencia extranjera en las próximas citas electorales en España, incluido en las andaluzas, peor ha asegurado que el Gobierno vigilará de forma “permanente” la difusión de desinformación y noticias falsas.

No salta la alarma

“En principio, que yo sepa, no ha saltado ninguna alarma”, ha explicado el ministro de Cultura en declaraciones a los medios al término del debate público que ha mantenido con sus homólogos de la UE centrado en cómo combatir la desinformación y las noticias falsas en la UE de cara a las elecciones a la Eurocámara en mayo.

Guirao ha insistido en que “no hay una alarma concreta” pero “hay que estar atentos siempre”. “La atención y preocupación por este tema debe ser permanente”, ha explicado, dejando claro que ello es así no sólo de cara a los procesos electorales a la vista, “un tema muy delicado” sino también ante la necesidad de garantizar el “derecho fundamental a la buena información y la veracidad de la información” por parte de los ciudadanos, tanto en los medios tradicionales como en las redes.

“Al final lo más importante es que los ciudadanos tengan información veraz. Eso es lo que tenemos que pelear. Es complejo”, ha reconocido el ministro.

Durante el debate público, el ministro ha reconocido que “la autorregulación no es suficiente” después de que la Comisión Europea haya logrado que plataformas sociales hayan aceptado un Código de Buenas Prácticas voluntario para atajar la desinformación las noticias falsas aunque ha apoyado España ha apoyado a Francia para que haya normas a nivel europeo en este terreno. La Comisión ya ha dejado claro en varias ocasiones que se reserva el derecho de proponer medidas normativas si no ve resultados tangibles de las plataformas contra las noticias falsas.

Francia ha alertado durante el debate público de que la autoregulación “no es suficiente” y hacen falta normas “a escala europea”, como ya ha hecho el país a nivel nacional. Alemania también ha considerado que la autorregulación “ha fracasado”, mientras que en el polo opuesto países como Dinamarca, Suecia y Bélgica, han alertado contra cualquier vía que pueda entenderse como censura y han defendido la necesidad de garantizar la libertad de expresión y Lituania ha dejado claro por su parte que “Rusia es la gran amenaza” y que se necesita “una acción coordinada” porque los países solos no pueden defenderse.

“Estamos más en la posición francesa”, ha reconocido el ministro de Cultura a los medios, aunque ha admitido que “no es fácil” legislar sobre esta cuestión y se necesita encontrar “un difícil equilibrio entre libertad de expresión, censura y falsa información”. “Pero algo hay que legislar”, ha incidido.

“Hay que tener medidas que combinen la educación digital de la población, la legislación y el control y la autorregulación de los medios”, ha resumido el ministro, que ha recalcado que “muchos” países han insistido en la necesidad de promover la educación digital para que “la gente también tenga criterio a la hora de detectar y valorar las ‘fake news’”.

El ministro ha recordado que “los bulos y las noticias falsas vienen desde la antigüedad” como prueba el hecho de que “se han ganado guerras y batallas con informaciones falsas” aunque el problema se ha vuelto más complejo en la actualidad porque “las redes sociales lo multiplican hasta el infinito” y porque cuando se ha utilizado “para intervenir políticamente en otros países desde otros países” como se ha visto “esto ya es peligroso”.

“Va contra la independencia de los países y va contra el derecho a una información veraz de los ciudadanos”, ha dicho.

Cuentas falsas en Twitter

Por otra parte, el ministro ha restado a su cuenta falsa en Twitter, cuya falsedad denunció el Ministerio de Cultura y Deporte en apenas una horas, asegurando que “no es la caída del Imperio romano” y ha descartado tomar medidas contra el periodista Tommasso Debenedetti que la creó.

“Si tuviéramos que tomar medidas por cada cuenta falsa que nos abren*”, ha esgrimido el ministro, que ha explicado que le abren “una media de una cuenta falsa por semana”.

El ministro ha admitido que la cuenta de ayer “ha tenido más trascendencia porque estaba mejor hecha” pero aparecen “una media de una cuenta falsa por semana”, aunque “más chapuceras”, que “la gente no se las toma en serio” y en todo caso ha restado importancia al asunto porque “le pasa a mucha gente”, “no es la caída del Imperio romano” y “lo bueno es que se detecte rápido y en apenas unas horas se desactiva”.

“Yo no tengo redes sociales, lo sabe todo el mundo, así que, si ven algo mío, que sepan que no es mío. Ni he tenido ni voy a tener”, ha remachado. “Tampoco hay que darle más trascendencia. No es la caída del Imperio romano”, ha zanjado, admitiendo que no tiene “ni idea” de quién es el ministro del Gobierno más ‘hackeado’. “No sigo ese tema porque no tengo tiempo para eso”, ha admitido.