Inicio Actualidad El Gobierno paga por adelantado el apoyo de Bildu

El Gobierno paga por adelantado el apoyo de Bildu

Madrid, 15 de noviembre de 2020 (12:50 CET)

El Gobierno de Pedro Sánchez ha acelerado en el último tramo del año el ritmo de traslados de los presos de ETA a las cárceles próximas al País Vasco. En tan solo cinco meses, el Ministerio del Interior ha autorizado 64 acercamientos. Es casi el doble de los que se produjeron en los dos años y medio anteriores. Un incremento constante que ha preparado el terreno para que EH Bildu diese su apoyo a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Las cifras de movimientos entre las cárceles evidencian un cambio en la política del Gobierno con respecto a las libertades y derechos de los encarcelados de la banda terrorista. Hasta el mes de mayo de 2020 solo se oficializaron 39 traslados a prisiones vascas, mientras que ocho miembros de ETA obtuvieron el tercer grado que permite gozar de semilibertad. Ahora el volumen casi se ha duplicado.

Actualmente hay 197 etarras cumpliendo penas de prisión por delitos relacionados con el terrorismo en España. Casi la mitad de ellos permanecen todavía en comunidades alejadas del País Vasco como Andalucía, Murcia, Extremadura, Comunidad Valenciana o Castilla La Mancha. Entre todas ellas contabilizan un total de 85 presos, según ha publicado Europa Press.

La mayor parte de los traslados que se han aprobado provienen de centros penitenciarios ubicados en estas autonomías. En los últimos meses se han oficializado 22 acercamientos de Andalucía, 24 de la Comunidad Valencia, 7 de Murcia, 7 de Castilla La Mancha y 3 de Extremadura. Todos están aprobados aunque algunos aún no han sido ejecutados por las instituciones penitenciarias.

Las víctimas del terrorismo denuncian los traslados del Gobierno

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha alertado de que cada vez se incluye a más presos de primer grado en los traslados al País Vasco que todavía tienen una alta condena por cumplir por sus delitos. Una posición que contrasta con los datos del Ministerio del Interior, que defiende que los acercamientos responden a decisiones individuales a propuesta de las juntas de tratamiento de las cárceles. 

La AVT ha lamentado que el “fin de la política de dispersión” no exige a los etarras su colaboración con la Justicia para esclarecer los más de 300 asesinatos de la banda terrorista que todavía para los que todavía no se ha identificado un autor. Sus críticas se centran en la inclusión de 25 etarras con delitos de sangre entre los presos acercados.

Dos de ellos han sido autorizados esta misma semana. Se trata de Mikel Azurmendi Peñagaricano y Maite Pedrosa Barrenechea que fueron condenados por el asesinato del concejal del Partido Popular de Sevilla, Alberto Jiménez-Becerril, y de su mujer Ascensión García. Los dos presis han cambiado su cárcel de Valencia por la de Zaragoza.

La AVT carga contra Unidas Podemos por pactar con Bildu

La asociación de víctimas responsabiliza de este cambio de rumbo en el Gobierno al bloque de Unidas Podemo, liderado por el vicepresidente Pablo Iglesias, que ha logrado el apoyo de Bildu para aprobar la tramitación de los Presupuesto Generales del Estado. Temen que esta situación pueda ser la antesala a la puesta en libertad masiva de los presos si cambia su régimen de clasificación. Más de 130 presos continúan bajo el primer grado. Al inicio del Gobierno de Pedro Sánchez eran 203.

Por el contrario, la plataforma de familiares de los presos de ETA, Etxerat, ha aplaudido la decisión de las instituciones penitenciarias de permitir que los presos abandonen sus módulos de aislamiento en las cárceles de Extremera, Córdoba, Sevilla o Huelva. Sin embargo, lo consideran una medida todavía insifuciente. 

El Gobierno niega que haya relación entre los presupuestos y los acercamientos

El Gobierno ha tratado de desligar los cambios en la política penitenciaria de los presos etarras con el voto a favor de EH Bildu en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, achaca esta realidad al actual momento histórico. “Lo que es lógico es que si hubo unas políticas penitenciarias concretas como instrumento de lucha contra el terrorismo, superada esa lucha, esas medidas cada vez tienen menos explicación”, ha explicado en una entrevista con El País.

El veterano socialista ha puesto en valor la decisión del partido abertzale de apoyar al Gobierno, aunque ha emplazado la negociación exclusivamente al contenido de las cuentas del 2021. “En el Presupuesto lo que vamos a discutir es sobre partidas para educación, de becas, inversiones en los territorios”, ha expuesto.