Inicio Actualidad El Gobierno pega una patada a Díaz Ayuso en el culo de...

El Gobierno pega una patada a Díaz Ayuso en el culo de los madrileños: dejará a Madrid en fase 0 por puro desquite político

«Los fusilamientos de la Moncloa», de Goya, símbolo de la resistencia del pueblo de Madrid contra la invasión francesa.

Puro desquite político. Sectarismo ideológico de la izquierda contra el símbolo de la resistencia pacífica que clama contra Sánchez. Patada a la capitana de la revuelta democrática en el culo de los madrileños. Esta vez, sin embargo, no llegarán tan lejos como en Paracuellos. De nuevo la tiranía de un gobierno al servicio de fuerzas extranjeras se enseñorea de Madrid. Los malos no cubren hoy sus cabezas con bicornios, ni lucen las mismas charreteras, pero comparten el mismo odio a los madrileños. Goya se inspiraría hoy en los vecinos del distrito de Salamanca para pintar unos de sus grabados. Otra vez Madrid rompeolas de todas las Españas que rugieron en Navas de Tolosa, en Arapiles, en los mares de Lepanto, en San Quintín, en Tlatelolco, en Bailén, en Brunete. Otra vez Madrid contrapuntado todas las deslealtades, todas las mentiras, todas las traiciones… de un Gobierno inane e infame. Recordando el viejo chotis de Celia Gámez… ¡pasaremos de nuevo! De fase y de Gobierno, naturalmente.

El Ministerio de Sanidad quiere imponer a la Comunidad de Madrid una «fase 0,5», como se ha planteado con la ciudad de Barcelona. De este modo, el Gobierno central se inclina por negar a esta región, al menos una semana más, el avance a la fase 1.

Desde Sanidad apuntan que Madrid es la región con más casos y que no tiene suficientes medidas para la detección rápida del virus ni para rastrear los contactos que hayan podido tener en su entorno las personas infectadas. Por ello, dicho ministerio teme que haya algún rebrote. Por su parte, fuentes del Gobierno madrileño han calificiado esta propuesta de «despropósito». «Nosotros pedimos el pase a la fase 1, en ningún caso el 0,5. Un 0,5 sería una decisión discrecional y sin razones técnicas por parte del Ministerio de Sanidad», señalan fuentes de la Consejería de Sanidad.

El hecho de imponer una fase 0,5 supondría permitir la reapertura de los comercios de menos de 400 metros cuadrados sin cita previa y con el establecimiento de limitaciones en el aforo del 30%, siempre manteniendo una distancia de seguridad de dos metros y con atención preferente a mayores, pero no se podrían abrir el próximo lunes ni las terrazas de los bares ni se podría realizar visitas a familiares ni reuniones sociales de hasta 10 personas como contempla la fase 1.

Además, se permitirán los mercadillos al aire libre con distanciamiento entre puestos y con delimitaciones para controlar el flujo de personas. Serían las autoridades municipales las que fijarían estas condiciones de apertura. Por otra parte, se permitirían los velatorios para un número limitado de familiares en instalaciones públicas y privadas. Concretamente serán 10 familiares en espacios cerrados y 15 al aire libre.

Por otra parte, los lugares de culto podrían abrir sus puertas a un tercio de su capacidad. También se dará vía libre a la apertura de bibliotecas para el préstamo de libros, los museos a un tercio de su aforo, las oficinas de serivicios sociales, los centros educativos para realizar labores de desinfección y administración. Además, se podrán realizar simposios de hasta 30 personas y se podrán reabrir las instalaciones deportivas para uso individual de los deportistas profesionales. Sin embargo, los gimnasios continuarían sin poder abrir sus puertas.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dijo el jueves que el Ministerio de Sanidad «no parece estar dispuesto» a que la región pase a la fase 1 de la desescalada el día 18 de mayo, como ha solicitado, aunque «no da razones técnicas». Ayuso dio esta información en su cuenta de Twitter tras la reunión mantenida entre el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, un encuentro que se repetirá este viernes, cuando el Gobierno tiene previsto comunicar su decisión.