Inicio Actualidad El Gobierno permite a los separatistas ocultar sus coaliciones en las papeletas...

El Gobierno permite a los separatistas ocultar sus coaliciones en las papeletas de las europeas

En contra del criterio de la UE, España permitirá que en las próximas elecciones europeas las federaciones de partidos y coaliciones presenten papeletas adaptadas a cada Comunidad Autónoma, con candidatos, siglas y símbolos propios que no reflejan la realidad de la candidatura.

Así, por ejemplo, los votantes de las Islas Baleares podrán encontrar en los colegios electorales papeletas de Ara Més únicamente con su denominación, sigla y símbolo, y con sus candidatos encabezando la lista. Pero en realidad, esta formación se presenta junto a ERC, Bildu y BNG, y sus representantes no tienen ninguna opción de salir elegidos. El orden de los candidatos lo puede cambiar, a conveniencia, cada formación política en su territorio, lo que supone ocultar información en las papeletas.

Se trata de una argucia a la que la UE se ha propuesto poner fin, ya que confunde a los ciudadanos. La falta de aplicación de las normas comunitarias favorece claramente a los socios parlamentarios de Pedro Sánchez, que acuden a las elecciones del 9-J en alianza con otras formaciones. Así ocurrió en 2019, cuando BNG imprimió una papeleta que ocultaba a los candidatos catalanes y vascos, mientras Bildu mantuvo a Oriol Junqueras como cabeza de lista, pero sólo estampó su logo, escondiendo el de ERC.

Listas de BNG y Bildu en 2019, aliadas a ERC en la coalición 'Ahora Repúblicas'.


Listas de BNG y Bildu en 2019, aliadas a ERC en la coalición ‘Ahora Repúblicas’.

E.E.

Las elecciones en la UE se rigen por la normativa de cada uno de los Estados miembros. Sin embargo, en la actual legislatura europea, se han aprobado varias directivas para cambiar el Reglamento general de «normas mínimas comunes». El objetivo es dotar de «mayor transparencia» a la cita con las urnas este 2024 y crear «una esfera pública europea» para que los ciudadanos acudan a las urnas con «información fiable».

España no ha incorporado esas directivas a su legislación nacional.

Ni los gobiernos de Pedro Sánchez ni los grupos parlamentarios que lo sostienen en el Congreso han atendido estos cambios, que perjudicarían a ERC, PNV, Bildu o BNG, aliados imprescindibles para la supervivencia del Ejecutivo.

Los cambios auspiciados por la UE habrían obligado a que las listas que presentan los partidos nacionalistas e independentistas para el próximo 9 de junio evitaran el fraude al elector que consiste, como se ha dicho, en presentar papeletas diferentes para la misma candidatura según el lugar.

De esta forma, y tomando el ejemplo de la coalición Ahora Repúblicas, que se ha registrado esta semana, los votantes catalanes, vascos, gallegos y baleares verán en la papeleta únicamente «su propia denominación, sigla y símbolo», haciéndoles creer que votan por sus candidatos regionales cuando, en realidad, están apoyando a los de otro partido que parten en puestos de salida. Por eso, los votantes nacionalistas baleares, por ejemplo, pueden acabar dando su apoyo a Bildu sin saberlo.

En España, la norma que ordena la presentación de candidaturas y los plazos para las elecciones europeas es la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG). El texto, que data de 1985, fue reformado en 1987 para incluir los comicios al Parlamento Europeo. Esta modificación inventó una característica para las europeas que es única entre las citas con las urnas en nuestro país: la circunscripción es única, a nivel nacional.

El artículo 222 de la LOREG permite que la lista de nombres que introduce cada votante en su urna sea distinta «en determinadas secciones electorales coincidentes con el territorio de alguna de las Comunidades Autónomas». Eso da a pie a que se impriman «únicamente los nombres de los candidatos» del partido regional oriundo de esa comunidad autónoma.

En esta legislatura europea, España ha inaplicado, por ejemplo, la Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 3 de mayo de 2022, que aprobó la propuesta de Reglamento impulsada por el Consejo, que derogaba la legislación que regía hasta entonces. Tampoco se ha transpuesto la Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 15 de junio de 2023, sobre la composición del Parlamento Europeo, que desarrollaba la primera.

«Anomalía democrática»

Esta «anomalía democrática» podría haberse subsanado por iniciativa del Gobierno, cumpliendo con la transposición de la normativa comunitaria. Pero también el Partido Popular trató de impulsar el cambio legal, «por higiene democrática, por cumplimiento con las obligaciones de un Estado miembro y, sobre todo, visto que Sánchez no quería hacerlo». 

Los populares registraron una proposición de ley orgánica, el pasado 15 de diciembre, para reformar la LOREG en este sentido. La norma está a la espera de que se fije su debate de toma en consideración, si bien se cumplió hace ya un mes el plazo que tenía el Gobierno para emitir su criterio al respecto, sin que conste que lo haya hecho.

El texto propuesto, al que ha tenido acceso este periódico, recuerda que durante la tramitación de la reforma de la ley para incluir los preceptos de las elecciones a la Eurocámara, el Congreso debatió la exclusión del citado artículo 222.

Así, ya desde su misma elaboración, el Congreso advirtió de «la confusión que provocaría en el elector insertar este artículo en la ley» porque «da lugar a grandes equívocos» dado que permite la «anomalía» de que en una Comunidad Autónoma aparezca «un candidato muy conocido y votado y, no obstante, en la lista final no resulte elegido porque en la lista nacional ocupa una posición más atrasada».

La argumentación añade, en consonancia con lo ahora legislado a nivel europeo, que el electorado «vivirá el equívoco de este artículo, que en sí supone un fraude«.

A quién beneficia

Volviendo al ejemplo de Ahora Repúblicas, según el sondeo paneuropeo elaborado por Ipsos para EL ESPAÑOL, Euronews y otros grandes medios europeos, esta coalición liderada por ERC y Bildu perderá casi dos puntos de apoyo respecto a las europeas de 2019.

Así, esta alianza pasaría del 5,6% al 3,8% y caería a dos eurodiputados, desde los tres con los que cuenta en la actualidad: dos de ERC y uno del BNG. Sin embargo, la ley permitirá que en las mesas del País Vasco y Navarra aparezca como cabeza de lista el exabogado de ETA y Batasuna Pernando Barrena, con el logo de Bildu; en las de las cuatro provincias gallegas, la nacionalista Ana Miranda, con las siglas del BNG; y que en Cataluña sea Diana Riba, candidata elegida por Esquerra.

Lo mismo ocurrirá con la candidatura conjunta de PNV y Coalición Canaria, que se presentaron bajo el nombre Ceus (Coalición por una Europa solidaria) en 2019. Según las encuestas, conservarán su único asiento, que irá para Oihane Agirregoitia, la cabeza de lista designada por los nacionalistas vascos.

Listas de Coalición canaria y PNV, unidas en la coalición Ceus para las europeas de 2019.


Listas de Coalición canaria y PNV, unidas en la coalición Ceus para las europeas de 2019.

E.E.

Según fuentes de esta candidatura, a la agrupación se unirán Geroa Bai (Navarra) y Espaci CiU (Cataluña), una escisión del extinto PDeCAT, que fue heredero de la histórica Convergència i Unió… pero en cada región, estos partidos podrán optar por mostrar sus credenciales y líderes propios. Así lo hizo CC en 2019, eliminando a los candidatos, el nombre y el logo del PNV. Los nacionalistas vascos, sin embargo, optaron por una papeleta fiel a lo que exigiría la directiva europea.

Lo mismo ocurrirá, si así lo solicitan, con los partidos encuadrados bajo el paraguas de Sumar. Los sondeos le otorgan seis eurodiputados a una candidatura que aunará, previsiblemente, a Izquierda Unida y al partido liderado por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, junto a formaciones locales como Más Madrid, Compromís, los Comunes y la Chunta Aragonesista, entre otros. 

Esta «anomalía» se añade a otro incumplimiento con la UE por parte del Gobierno del que ya informó EL ESPAÑOL

España es el único Estado miembro que no ha aplicado a su legislación la Decisión 2018/994 del Consejo por la que se modifica el Acta relativa a la elección de los diputados al Parlamento Europeo por sufragio universal directo. La reforma establece barreras porcentuales de entrada a la Eurocámara que habrían dejado a todos los socios parlamentarios del PSOE sin representación.