Inicio Actualidad El Gobierno se aferrará a leyes «de consenso» para tratar de erradicar...

El Gobierno se aferrará a leyes «de consenso» para tratar de erradicar la imagen de parálisis

El Gobierno de Pedro Sánchez sabe que, tras no presentar los Presupuestos, se está instalando en la sociedad la imagen de un Ejecutivo paralizado, sin iniciativa y en precario que no consigue impulsar ninguna medida. Para combatir ese relato, el ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños, ha presentado un Plan normativo que incluye 198 normas, entre las que hay 149 reales decretos, 43 leyes ordinarias y 6 leyes orgánicas.

Algunas de ellas, son de calado, como la reforma de la Ley de Enjuiciamiento criminal que llega justo cuando se está instruyendo el caso Koldo y que Bolaños justifica porque la actual norma es de 1882. Junts pidió hace unas semanas, acosado por la trama rusa, que se acortasen los plazos de instrucción, algo que, al final, cayó en el olvido. En el Gobierno no aclaran el sentido de la reforma más allá de «actualizarlo al siglo XXI«.

Lo cierto es que la geometría en el Congreso es muy complicada. El Ejecutivo ya sufrió para convalidar los Real Decretos anti-crisis durante este pasado mes de enero y, con las elecciones vascas y catalanas, se antoja más que difícil que pueda sacar adelante la mayoría de estas normas. Fuentes del Gobierno confían en que salgan adelante porque «unas 50 son de consenso». Se tratarían de algunas como la nueva ley de industria, el estatuto para las ‘startup’ de estudiantes.

Muchas de estas normas, son «compromisos con la Unión Europea» y se necesitan para recibir los fondos comunitarios. También hay gran cantidad de directivas europeas que se tienen que adaptar y que se harán mediante reales decretos.

Hay un tercer bloque, de agenda legislativa propia, y en la que están normas como la de servicios sociales, una nueva ley de juventud, la ley del cine que el Gobierno creen que podrían salir adelante mediante consensos parlamentarios.

Hay otras leyes que se quedaron en el tintero en la pasada legislatura, debido al adelanto electoral, como la de Familias. En el Gobierno saben que ahora las normas que vengan de los ministerios de Sumar, en especial del de Trabajo comandado por Yolanda Díaz, tienen más complicado ser aprobadas debido a la oposición que generan entre los cuatro diputados de Podemos.

En el Ejecutivo descartan otras normas más ideológicas, que fueron habituales durante los anteriores años de Pedro Sánchez, y se remiten a lo que aprobaron en la pasada legislatura como la ley de Memoria Democrática. Esta norma esperan desarrollarla durante estos próximos años.