Inicio Actualidad El Gobierno se plantea no llevar la amnistía a votación si no...

El Gobierno se plantea no llevar la amnistía a votación si no logra un acuerdo previo con Junts

El tiempo se agota y el acuerdo con Junts no llega. Hasta el 7 tienen de plazo para elaborar un nuevo dictamen en la Comisión de Justicia y en Moncloa ya asumen que no habrá acuerdo hasta la fecha límite. «Apurarán», desvelan en el PSOE sobre la estrategia que creen que seguirán en Junts.

En el Gobierno, pese a todo, son optimistas. «Me cuesta creer que Junts vaya a tumbar la amnistía pero también me costaba creer que lo fuesen a hacer antes», sentencian fuentes del Ejecutivo que confían, a diferencia de la anterior votación, en que en ésta cuentan con una ventaja. «La anterior vez sabían que tenían una segunda oportunidad. Ahora, no», añaden.

Lo cierto es que, si no hay acuerdo y la ley de amnistía decae en el pleno, ya no volverá a la Comisión, sino que será tumbada de manera definitiva. De ahí que fuentes del Gobierno sean tajantes y ya aseguren que, si no hay acuerdo en la comisión, no se arriesgarán a una votación fallida.

El Gobierno no quiere transmitir más imagen de debilidad, justo ahora que la corrupción les empieza a asediar y la presión de sus socios les sigue desgastando. Tampoco parecen muy favorables a volver a registrarla. ¿Realidad o estrategia de presión sobre Junts para que se avenga a un pacto? El tiempo lo dirá

Negociaciones activas

Tras unas semanas de bloqueo, en los que empezó a cundir la sensación de que la ley de amnistía no saldría, las negociaciones se volvieron a activar durante la última semana de la campaña de las gallegas. El optimismo era tal que en el Gobierno empezó a extenderse la idea de que se podría cerrar un acuerdo tras los comicios y que no sería necesaria una prórroga de la Comisión. Hasta Barcelona se desplazó el ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños, pero el pacto tampoco se cerró pese a que los intercambios de documentos son «constantes»

Moncloa optó , como paso «preventivo», activar una prórroga de la Comisión para tener más tiempo. Algunos creían que, a finales de la semana pasada se podría lograr un acuerdo pero ahora en la cúpula del Gobierno se extiende la idea de que Junts «apurará para meter su redactado en el último minuto» y que ,durante estos días, seguirán en posiciones de máximos.

Lo que exigen los de Puigdemont se mantiene inalterable desde hace semanas: que se incluya en la amnistía a todos los delitos de terrorismo y también el de alta traición. Hasta el 7, en Moncloa saben que jugarán esa carta. Siempre se apura hasta el último día, hasta que toque la campana», aseguran fuentes de la cúpula del PSOE que prefieren guardar discreción sobre lo que se está negociando.

En el Gobierno no desvelan sus cartas pero, en principio, siguen en esa máxima de no tocar lo ya existente. Tampoco si, como dijo el consejero catalán, se ha ofrecido indultos a todos aquellos que queden descolgados de la ley de amnistía. Todo se mueve en el secretismo más absoluto. Hasta el 7 no se sabrá.