El Gobierno ya no defiende al fiscal Moix, cada vez más acorralado

Crece el cerco al fiscal anticorrupción, Manuel Moix , al conocerse que ocultó al propio fiscal general, José Manuel Maza, y al órgano de control interno de la Fiscalía la sociedad en Panamá de la que es copartícipe. El Gobierno ha dejado de defenderle y lo fía todo a la decisión que pueda tomar el Consejo Fiscal ante el acoso de la oposición que exige su renuncia.

La vicepresidente del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado en el Congreso que el Gobierno respeta al resto de las instituciones del Estado. “Si el Consejo Fiscal ha puesto en marcha un nombramiento, nosotros respetamos la autonomía fiscal, y cuando se trata de un caso como este la decisión le corresponde a la fiscalía”, ha señalado.

En la misma línea se ha expresado el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ha asegurado que el fiscal jefe Anticorrupción ha ofrecido “toda la información” sobre el origen de su patrimonio y ha recalcado que es al fiscal general al que corresponde “en su caso” proponer un expediente para removerle. Es más, ha dicho que no está puesto “ahí por la confianza del Gobierno”.

Catalá ha señalado que Moix ya ha realizado declaraciones sobre su patrimonio y el origen del mismo, con “transparencia fiscal” sobre su situación. “Esas son sus declaraciones y creo que ha dado toda la información”, ha manifestado.

El portavoz del PSOE, José Luis Ábalos, ha dicho este miércoles que espera que Maza “actúe de inmediato” contra Moix, por considerar que “recurrir a herramientas que usan los corruptos” es incompatible con la “ejemplaridad” de su cargo. Ábalos ha insistido en los pasillos del Congreso en la línea marcada ayer por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de que Moix “no puede seguir un minuto más en su puesto”.

El precedente de Soria

A su juicio, es un “sinsentido” que hace meses se produjera un “escándalo por algo similar” con el exministro José Manuel Soria -que terminó dimitiendo- y que ahora el responsable de la lucha contra la corrupción “incurra en el mismo caso” sin que tenga consecuencias. ”Es evidente que esto inhabilita a alguien que tiene que ser ejemplar y desarrolla una función que debe ser ejemplarizante”, ha señalado el portavoz socialista, tras recalcar que la posesión de una empresa en Panamá es “un problema de ejemplaridad, no de legalidad”.

El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha asegurado que Moix debería dimitir si tiene “un poco de decencia” ya que, a su juicio, “cada día recibimos una prueba de que es el señor menos idóneo para estar en esa posición”. Para el diputado de Podemos, el mayor problema del fiscal Moix no es que haya “ocultado información”, ni que haya “mentido sobre algunos particulares”, sino que, en su opinión, “está puesto ahí para no dejar hacer su trabajo a los fiscales”.

Moix ha asegurado que la sociedad panameña Duchesse Financial Overseas, de la que posee un 25 por ciento, nunca tuvo actividad y fue heredada de sus padres, por lo que considera que no hay ningún motivo para su cese.

Sin embargo, estas explicaciones “no bastan” para el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, que ha manifestado que la justificación de esa propiedad por el fiscal es una “excusa” si se tiene en cuenta “que la sociedad se podía cerrar”. ”Cuando uno mantiene una sociedad abierta en Panamá es por alguna cosa”, ha concluido Baldoví.

“Un insulto a la inteligencia” para Rufián

Para el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, las explicaciones de Moix son “un insulto a la inteligencia”. ”Nos parece un insulto a la inteligencia de cualquier persona con un mínimo de moral, vote a quien vote, que el señor Moix diga que eso es una herencia y que no tenía dinero para poder liquidarla”, ha criticado Rufián en declaraciones a la prensa en los pasillos del Congreso.

Asimismo, Rufián ha bromeado al asegurar que las palabras de Rajoy diciendo que confía en el fiscal jefe de Anticorrupción “suenan a salida”. Para él, “es como cuando un presidente ratifica a un entrenador de fútbol, significa que lo va a echar”, ha dicho.

El diputado de ERC ha afirmado que Moix es un fiscal anticorrupción que ha demostrado “estar más del lado de la corrupción que de la lucha contra la corrupción” y que forma parte de esas personas que creyeron, en su opinión, “que el país era su casa y su negocio particular”. En este sentido, Rufián ha confiado en que Moix deje sus funciones, dé explicaciones y aclare en una comisión de investigación “hasta dónde llegó su poder para ir en contra de según qué soberanías”, ha dicho en referencia a la soberanía catalana.

No hay que darle más vueltas a lo que no es

Alicia Sánchez-Camacho

Sin embargo, la secretaria primera de la Mesa del Congreso, Alicia Sánchez-Camacho, ha afirmado que el PP mantiene la confianza en el fiscal jefe de Anticorrupción y que “no hay que darle más vueltas a lo que no es”. En declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, Sánchez-Camacho ha sostenido que Moix ya ha dado las explicaciones oportunas, “que es lo que han pedido los grupos”, y ha considerado que “eso está bien”.

A su juicio, “todo el mundo tiene y puede hacer lo que considere oportuno” pero, ha añadido, “de acuerdo a la ley”. ”El señor Moix ha justificado que ha hecho las cosas legalmente y yo no creo que se le tenga que dar más vueltas a lo que no es”, ha dicho.

Ciudadanos quiere que Moix comparezca en el Congreso

Sobre este mismo asunto también se ha manifestado el secretario general de Ciudadanos (Cs), José Manuel Villegas, que ha asegurado que su grupo parlamentario quiere que Moix “dé explicaciones en sede parlamentaria”.

Ciudadanos ha pedido la comparecencia del fiscal jefe de Anticorrupción para que explique, según Villegas, “el por qué y el cómo” para que así puedan valorar “no sólo la legalidad, sino también la ética y la estética de la situación”.

Ayer martes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que sigue confiando en Moix, tras ser preguntado expresamente por este extremo.

Moix ha rebajado en apenas unas horas la rotundidad con que se expresó la pasada noche en la Cadena Ser a la hora de asegurar que no iba a dimitir. De garantizar que no iba a dimitir de ninguna de las maneras, ha pasado a comentar que no tiene “ningún apego al cargo”, y que “de la misma forma que me han puesto me pueden quitar”. De esta forma, el fiscal fía cualquier novedad al respecto a una conversación pendiente con el fiscal general.

Loading...