El Govern aprueba solicitar formalmente al Estado la negociación del referéndum

El Govern ha aprobado solicitar formalmente la apertura de negociaciones con el Estado para celebrar el referéndum sobre la autodeterminación en Catalunya, que en principio el gabinete de Puigdemont mantiene para finales de septiembre. La solicitud se concretará en “una carta, una comunicación, que el president dirigirá al presidente del Gobierno del Estado”, que no entra en concreciones sobre el referéndum más allá de invitar a habral de “los términos y condiciones del referéndum” y emplazar a comenzar a hablar para definirlos.

En rueda de prensa posterior al Consell Executiu, la portavoz Neus Munté ha informado de que en la reunión del Govern se ha aprobado solicitar formalmente al Gobierno “la apertura de negociaciones sobre los términos y condiciones del referéndum”, y ha recordado que Puigdemont anunció este lunes en la conferencia en Madrid que el Ejecutivo catalán remitiría a Rajoy la “concreción inmediata” que se ha aprobado esta mañana con la solicitud formal.

Esperan una respuesta que debería estar “a la altura del civismo que ejercemos nosotros con la petición”

Según Munté, se trata de una solicitud que está basada “en resoluciones parlamentarias” y en los apoyos recabados a favor del referéndum por el Pacte Nacional pel Referèndum. Ha informado de que la solicitud a Rajoy será enviada “en los próximos días” y que esperan “una respuesta concreta por parte del Estado”, una respuesta que debería estar “a la altura del civismo que ejercemos nosotros con la petición”, ha reclamado.

La consellera se ha referido a las valoraciones hechas por algunos miembros del Gobierno español sobre las pretensiones de Puigdemont, en especial a la comparación que ha hecho la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, al compararla con un golpe de Estado. Al respecto, Munté ha señalado que estas declaraciones “se descalifican por sí solas”.

“La respuesta no puede ser de ninguna manera hablar de golpe de Estado”

“El Govern ofrece una mesa para dialogar para que los ciudadanos puedan pronunciarse sobre el futuro político”, ha destacado, pero a cambio recibe “algo tan duro” como es esta referencia del golpe de Estado. “La respuesta no puede ser de ninguna manera hablar de golpe de Estado”, se ha quejado la dirigente.

Hay una voluntad franca de diálogo y de mano tendida” para negociar, y de hacerlo, tal y como dijo Puigdemont desde Madrid, “hasta el último minuto de la prórroga”, pero el Ejecutivo catalán evita poner fecha topo para dar por zanjado el intento de negociación. Aunque es evidente que hay un calendario y “no es un capricho del Govern”, sino que está relacionado con el mandato impuesto por el president al inicio de la legislatura, Munté ha evitado poner fecha.

“Hay que jugar el partido y para que haya prórroga tiene que haber un empate”, ha llegado a decir la portavoz, para luego insistir en que no hay caducidad a la oferta de diálogo y “no hay unilateralidad” por parte del Govern de Catalunya.

Loading...