El Govern se escuda en la falta de “solvencia económica” de las empresas al dejar desierta la compra de urnas

La consellera de Presidència y portavoz del Govern, Neus Munté, ha remarcado este martes que el ejecutivo catalán ha dejado desierto el concurso para la compra de 8.000 urnas para el referéndum por “falta de solvencia económica de las empresas que se presentaron”.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell Executiu, Munté ha insistido que “el proceso de homologación de empresas es un proceso 100% técnico y legal para obtener urnas, se han seguido todos los pasos pero finalmente, la homologación no se ha cumplido”. Una situación que, para Munté, a veces pasa en la licitación pública de suministros por no cumplirse los requerimientos técnicos del concurso.

“Es normal pero no es habitual”, ha indicado. Con esta premisa ha dejado entrever que el Govern tiene un plan B para poder esquivar este nuevo tropezón en la recta final del proceso. En cualquier caso, Munté no ha querido relacionar la falta de solvencia de las licitantes con las amenazas apuntadas por el Estado sobre el proceso soberanista.

En cualquier caso, Munté ha asegurado que el próximo 1 de Octubre “habrá urnas”, eso sí, sin revelar que sistema legal o mecanismo utilizará el Govern para obtenerlas. “Hay que analizar todas las opciones política y jurídica”, ha indicado sin revelar en ningún caso el plan B del Govern para garantizar urnas en el referéndum comprometido.

Loading...