Inicio Actualidad El Guernica de Picasso y el bombardeo de Cabra

El Guernica de Picasso y el bombardeo de Cabra

He tenido ocasión de ver recientemente un esquemático video sobre el Guernica de Picasso, de doña Rosario Peiró Carrasco, jefa –nada menos- de colecciones del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que es un museo español de arte del siglo XX y contemporáneo, con sede en Madrid, e instalado en el que fue antiguo Hospital General de Madrid, gran edificio neoclásico del siglo XVIII, en la zona de Atocha, junto al Prado y el Thyssen, obra de Hermosilla y Sabatini, que no es poco.

La cosa transcurre como se lo cuento: Van apareciendo letreritos que les transcribo subrayados en la siguiente cuaderna vía, la utilización torticera del cuadro -al uso- que llena la pantalla y que se despieza, según y cómo:

¡º ¿Qué significa el Guernica?

¿?

2º Es uno de los cuadros más famosos del mundo.

Sin comentarios. Para mí, que le falta el colorido propio de Picasso y que vive y es glorificado sustentado en el nirvana de la utilización parcial y sectaria, porque se presta al manipuleo, dada su ambigüedad.

3º Retrata el horror y el dolor de la guerra.

Así dictamina la buena señora, de entrada. Punto redondo. Eso de que dictamine así, sin alzada ni apelación, fascistomarxistamente, me empieza a disgustar y me da alipori y comezón inguinal.

Bueno, mire usted, hay quién piensa que es el homenaje a un torero muerto, maestro importante, e incluso aventuran el nombre de Ignacio Sánchez Mejías, el temerario “torero del 27”, también poeta y escritor, muerto en agosto del 34 en Manzanares y cuñado de Joselito, el Gallo -testigo de la muerte de éste en Talavera, en 1920- y cuya muerte, la de Ignacio, motivó una de las elegías más bellas e importantes de la lengua castellana desde las Coplas de Jorge Manrique, de mano de Federico García Lorca. Retirado a mediados de los veinte, regresó a los ruedos el 34, para morir al poco de hacerlo, en las astas de Granadino. La bombillica que cuelga, podría ser la de una enfermería de plaza, mire usted, que no dice nada de ella en su disertación libre para la radio. ¿O no hay consenso al respective?

4º Lo pintó Pablo Picasso en 1937.

Nada que objetar. Podría añadir por qué motivo y quién pagó los 200.000 francos en concepto de gastos y achiperres, para que el público lo supiera, que es “jefa de colecciones”.

5º ¿Qué lo inspiró?

Ahí comienza Cristo a padecer y a tomar una deriva previsible, visto lo visto.

6º En plena guerra civil española, el 26 de abril de 1937 un feroz bombardeo
arrasó con Guernica en las Vascongadas.

Guernica: 26 de abril de 1937. Población de 5.000 habitantes. El ataque partía de Garray y Barahona, en Soria, la Legión Cóndor (alemanes) y la aviación legionaria italiana lo ejecutaron. Resultado 126 muertos, cifra actual muy depurada y verificada, después de haber partido de más de 1600 muertos, según el gobierno vasco de aquel entonces y habiendo metido la cuchara todo hijo de vecino para subir y bajar, muy poco seriamente y muy políticamente hablando, lo que no es broma desde que había muertos de por medio. Interés militar sí lo tenía e importante, pues había un puente, allí en Guernica y un gran número de tropas republicanas que acudían a la defensa de Bilbao, cuando los nacionales iban a tomarlo y era su objetivo y se moría para ello combatiendo, que lo sepan, además de haber allí importantes fábricas de armas, una de ellas de bombas de aviación. ¿Por qué razón omite esto la buena señora si no obedece consignas republicanas, ni marxistas, o del Willy Toledo y es precisamente el museo “Reina Sofía” a cargo de “todos” los contribuyentes ajenos a sus gustos el que paga sus emolumentos? No es fácil de entender.

7º El ataque de italianos y alemanes, aliados del general Franco.

Si, muy malos ellos, pero los más de 60.000 comunistas venidos de todo el mundo –de 54 países- con las benéficas Brigadas Internacionales, desde el primer momento de la guerra de los 986 días, de lo que se ocupaba el buen Stalin, no dejaban a Franco otra elección que aceptar a gente “so cruel”. Franco sabía lo que hacía y nunca se lo perdonarán los comunistas, jamás. Pero esta buena mujer… ay, ay, ay, qué cosas.

8º Fue el primero a gran escala contra una población civil.

Si, puede ser la verdad absoluta, pero la Legión Cóndor no pasó de 16.000 hombres en suelo español, y la CTV italiana supuso unos 44.000 hombres -sin crédito de oro adelantado en Moscú para armamento- y lamentablemente su eficacia se pudo ver en Guadalajara que, si no es por la división Soria de Moscardó y los “tigres numantinos” para qué te cuento. Franco era un gran estratega y logístico excepcional, les gustase a los comunistas de entonces o no les gustase, y les siga gustando o no les siga gustando a los comunistas de ahora y el resultado final, inamovible para la historia, por más que se horade en plan termita, fue que el 40% del total-total de los combatientes con quince reemplazos puso en fuga por la Junquera al 60% con veintisiete reemplazos, del total-total de los combatientes, “cautivos y desarmados”.

Lo que omite esta buena señora y eso es más grave, porque no permite juzgar al neófito en estas lides y adquiere tintes de adoctrinamiento (miente que algo queda) es que el segundo bombardeo a gran escala y sobre población civil, lo perpetró la II República, el Ejército Rojo, diecinueve meses después de esto que tan mal le cae a esta buena mujer, y fue en Cabra (Córdoba) el 7 de noviembre 1938, sobre una población de 20.000 habitantes (cuatro veces Guernica), contra su población civil insisto, porque no había ningún combatiente nacional a tiro, en absoluto y fue con pilotos españoles –peor todavía, porque no eran extranjeros malos, sino españoles buenos, eso sí republicanos y comunistas por más señas y aparatos rusos -made in URSS- 3 Tupolev SB-2. Era militarmente inútil, seguramente por incompetencia de quienes les ordenaron esta barbaridad, esta matanza de españoles civiles, niños, mujeres y ancianos, sin utilidad o ventaja ninguna para ganar la guerra y cuyo resultado fueron 109 muertos y 200 heridos. ¿Qué me cuenta, señoruca?

¿Cómo interpreta esto la buena señora Peiró Carrasco? ¿La ignorancia de la historia, como la de la ley, no obliga a su cumplimiento, o qué, amiga? ¿Por qué no explica usted con esa minuciosidad el cuadro que se veía en Cabra aquel día y que no lo pintaron los aliados de Franco, sino los de Negrín y Azaña, que lucían apellidos rusos? ¿Cómo lo interpreta usted, jefa de colecciones? ¿En qué me equivoco?

9º Interpretaciones del Guernica,

Anuncia arrasadora y con la verdad por delante, como cosa sagrada para su causa, e intangible, claro.

1. Mujer con niño muerto. Es una de las imágenes más impactantes del cuadro. Las mujeres representan la vida y el dolor, sobre todo el dolor de la maternidad.

También en Cabra, resulta una imagen very impactante, señora Peiró, no me lo niegue. ¿O me equivoco con las mujeres egabrenses, su dolor o su maternidad?

2. Mujer con los brazos en alto.

Vete a saber. Si el brazo alzado es el derecho, fascista, si es el izquierdo y con el puñico cerradico, comunista. También podría ser que la habían detenido y la estaban apuntando, mientras la cacheaban dulcemente cómo solían.

3. Mujer que huye.

Muy bien, ¿y qué? También huían en Cabra, digo. En Paracuellos del Jarama ni lo intentarían.

4. Mujer con candil.

Ya me contará. Sería de noche o habría restricciones, muy a menudo entonces, como el racionamiento y el hambre, tan común en la zona republicana que lo tenía todo.

5. Las mujeres son las grandes protagonistas.

En un cuadro dedicado a un torero, a lo mejor no lo son tanto. Vete a saber.

6. Mujeres que huyen de las llamas, que sufren y que a la vez iluminan.

Tal que en Cabra, según usted. Todos huimos de las llamas, por instinto. Primum vivere. Para iluminar con eficacia primero hay que leer y saber de un tema, lo otro es adoctrinar, malmeter, tergiversar y difundir el odio gratuitamente.

7. Pollo-El bombardeo ocurrió en día de mercado y los animales se dispersaron aterrorizados. Representa el sufrimiento de los animales.

No me diga que tiene claro que sea un pollo. Puede ser una cogujada, un correlimos, el pájaro loco o el Chohuí, o mil otros especímenes de aves. Hay muchas. No sea tan lista. ¿De donde saca que esté sufriendo el pollo por culpa de los aliados de Franco?
Lo mismo que en Cabra, insisto, era día de mercado, mira tú que mala suerte para los pollos y para los que no eran pollos.
Si estamos a lo del torero muerto, le diré que en las plazas se han echado pollos toda la vida, sobre todo en aquellos tiempos de gazuza (ver Carpanta) como homenaje a la faena del diestro y entonces su precisión biológica sería acertada y lo del sufrimiento, aunque se ha hecho con pichones, capones….

8. Soldado en el suelo. Representa al pueblo español, quizás a la República que luchaba por una nueva España y ese sueño yace en el suelo destrozado.

Mire, ahí el soldado caído puede ser de 54 países y comunista, si era de las brigadas internacionales, o español, italiano o portugués e incluso alemán. Depende del gorrillo cuartelero, de los galones, las insignias, la disciplina… etc. Tanta precisión en el destrozo me huele a parcialidad poco científica. La República no era, seguro. La nueva España que buscaba la II República con Stalin a la cabeza, con el oro español en el saco y plenos poderes, ni se la imagina usted. La describe muy bien Ángel Pestaña, el anarcosindicalista en su libro “Setenta días en Rusia. Lo que yo vi” dedicado a Koprotkine (1924). Esa cursilería déjesela a Pablo Iglesias, al Willy o al Monedero bolivariano.

9. El caballo. La versión más consensuada es que simboliza al pueblo español siendo atacado. También hay quién dice que representa al fascismo.

Tiene toda la pinta de ser el caballo de un picador –no parece el de Atila- y se le olvida que tiene un precedente de escándalo –una precuela dirá usted, cursimente me malicio- en Darío de Regoyos, “las víctimas de la fiesta” de 1894. Me sorprende que lo ignore o lo calle siendo tan jefa de colecciones de un museo nacional. ¿Quién consensua esas cosas? ¿Cómo se puede consensuar eso? ¿A quién pretende engañar con esa erudición de los chinos? ¿Quién dice que representa al fascismo? ¿Qué trauma se le sigue, señora? ¿Por qué no lo termina de vomitar donde no la vean?

10. El toro. Para Juan Larrea, intelectual amigo de Picasso, el toro representa al pueblo español. También se ha dicho que encarna al propio Picasso, al fascismo, a la barbarie, a la violencia.

Todo, menos la nobleza, la fuerza, el españolismo taurino de los pasodobles, la valentía, las mantillas y las majas en calesa pidiendo guerra. Se han dicho tantas memeces e insulseces y durante tanto tiempo por tanta gente, que no hay quién se sorprenda de nada. El toro es imprescindible en un cuadro dedicado a un torero y encarna a la fiesta y a España, la España de Gonzalez Byass, si quiere, pero no pontifique so much… Ursicino Menéndez, de Xátiva él tan majo, muy intelectual por su cuenta y que nadie le paga por opinar, dice que representa a los cornudos vergonzantes. ¿Y qué? ¿Qué tiene que ver Picasso con la barbarie, el fascismo y la violencia, si era un comunista –o simpatizante- pacífico y por tanto rara avis y le traían al pairo los trotskistas o los del POUM y no les despellejaba vivos como hicieron con el pobre Andreu Nin los estalinistas?

¿No sabía?

El Guernica rompe con la idea de heroísmo

Y con la paciencia de cualquiera ante tanto sectarismo, cuando el que paga es el contribuyente que no es republicano ni bolivariano, ni comunista en su mayor porcentaje, según aumenta el empleo. ¿A quién le debe este homenaje, señora Peiró?

No celebra la victoria

Qué va a celebrar la victoria, si el comunismo recibió en España la primera y mayor derrota de su existencia hasta 1989, que llegó alguien que sabía leer –el primero- un balance y tuvo que echar las persianas y liquidar existencias para abrir la almoneda. Nunca le perdonará a Franco, jamás, porque es odio lo que siente ante esa realidad, que poco a poco fue asimilando el occidente vencedor de la II guerra mundial, en el que gracias a Dios nos hemos criado.

Muestra el drama y el sufrimiento de un pueblo.

¡Qué nos va a contar! No sé si lo mostrará del todo porque me parece más veraz la cosa torera, pero hubo cientos de miles de muertos, asesinados en las chekas, en la Casa de Campo cada mañana, monjas violadas y curas y religiosos asesinados y torturados por miles, conventos e iglesias quemados por miles, para la nueva España que dice usted que buscaban, coño. ¿De qué va?

Lo heroico es el dolor humano.

Sin duda y si es por los demás, mejor aún, como es el caso de la madre Teresa (¿qué hubieran hecho con ella en Barbastro?) no como los podemitas o el Ché Guevara.

Todo en el Guernica muestra piedad y respeto hacia el dolor

Si es como dice, me parece muy bien, señora, a nadie se nos ocurre decir lo contrario. Lea la elegía de García Lorca a la muerte de Sánchez Mejías ¿o no quiere verla a las cinco de la tarde?

¿Y tú qué ves?

Si le soy franco (sorry) veo mucha ignorancia, estulticia y cursilería en su disertación, y poco propósito de la enmienda, ánimo de ponerle remedio o enmendarse. ¿Para qué voy a decirle otra cosa? Le mentiría.

“Una obra de arte debe hacer a un hombre reaccionar (…) debe convulsionarles y agitarles” Pablo Picasso.

¡Coño, haberlo dicho antes!

Lo del Guernica según la señorita Pepis, me ha hecho reaccionar y me ha convulsionado con agitaciones pelvianas, dolor de endometrio y babeo, mira tú y sin ser nada artístico, sino doctrinal y patológico.

Libertad, verdáhija ¿para qué?, como le respondía literalmente Lenin a Pestaña, el anarcosindicalista, cuando este le preguntaba por ella, allá por los primeros veinte.