El ‘héroe’ de los atentados de Manchester va a la cárcel por robar a las víctimas

10

Un juez del Reino Unido ha condenado este martes a cuatro años y tres meses de cárcel a un indigente que robó a diversas víctimas del atentado terrorista en el Manchester Arena, en mayo del año pasado, y que fingió que había acudido a ayudar a los afectados. El magistrado de la Corte de la Corona de Manchester (norte de Inglaterra) David Hernández ha basado su sentencia en imágenes de cámaras de seguridad que revelaron cómo Chris Parker, de 33 años, arrebató objetos personales a los heridos graves de la explosión que mató a 22 personas, además del terrorista. El indigente aseguró en un principio que se acercó a las víctimas para tratar de calmarlas mientras llegaban los servicios de emergencia.

La supuesta buena acción del sintecho llevó a más de 3.700 personas a donar un total de 52.539 libras (59.721 euros o 74.000 dólares) a través de internet para contribuir a sacarle de la calle.

Parker ha admitido sin embargo ante el juez que robó un bolso y un teléfono móvil de dos víctimas, aunque ha negado otros cinco cargos por tratar de sustraer objetos de abrigos y mochilas, así como por utilizar el dinero de tarjetas bancarias robadas. “Tristemente, usted no era el héroe por el que se hizo pasar. Usted era un ladrón común. Su comportamiento ha sido juzgado como repugnante por toda la comunidad”, ha señalado el magistrado en la argumentación de su sentencia.

Mensaje de texto

Durante el proceso se ha determinado que Parker sustrajo el teléfono de una adolescente de 14 años que lo estaba utilizando en el momento en el que el terrorista suicida Salman Abedi hizo estallar su carga explosiva. La fiscal Louise Brandon ha explicado que los familiares de la menor llamaron en repetidas ocasiones a ese teléfono para saber si estaba bien tras el atentado. El indigente colgó las llamadas y devolvió un mensaje de texto automático en el que se leía “lo siento, no puedo hablar ahora”.

Parker sustrajo asimismo el bolso de una mujer, Pauline Healey, que yacía herida en el suelo al lado de su nieta, que murió en el atentado. Horas después del suceso, el indigente utilizó la tarjeta bancaria de Healey en un restaurante de comida rápida cercano, según ha dictaminado el juez.