Inicio Actualidad El independentismo pide en la calle un gobierno que formalice la república

El independentismo pide en la calle un gobierno que formalice la república

Miles de personas convocadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) han vuelto a salir este domingo a la calle en Barcelona para pedir a los partidos independentistas la constitución de un gobierno para «formalizar la república». A diferencia de otras movilizaciones independentistas, Òmnium Cultural no ha participado esta vez en la convocatoria del acto, si bien el vicepresidente de esta entidad, Marcel Mauri, restó importancia a este hecho y, al final, participa en un lugar destacado de la marcha.

«Mantenemos la misma posición desde el 31 de octubre: es necesario restituir el gobierno legítimo y hacer valer la declaración de independencia», reza la convocatoria de la ANC. La organización independentista comulga con la propuesta del expresidente huido Carles Puigdemont de formar un gobierno que implemente la independencia en Cataluña, aunque no aclara cómo. Òmnium Cultural, sin embargo, es más afín a la línea de ERC de rebajar ahora la tensión y ampliar la base independentista a la espera de tiempos más propicios. La división de las grandes entidades independentistas reproduce, así, el cisma entre el PDCAT y la CUP por un lado y ERC por otro sobre la estrategia a seguir en la formación de nuevo gobierno.

Miembros destacados del PDECAT como Josep Rull y Jordi Turull fueron de los primeros en llegar al Pla de Palau de Barcelona, punto neurálgico de la concentración. Voluntarios de la ANC han repartido pancartas en las que se podía leer “República ahora”.

Los manifestantes se han concentrado a lo largo del Paseo Colón, entre la estatua de Colón y la avenida Marqués de Argentera hasta el Parque de la Ciutadella, donde se ubica el Parlament. La organización ha mantenido la convocatoria del acto pese a que el presidente del Parlament, Roger Torrent, suspendió el viernes el pleno de investidura previsto para este lunes. Torrent había convocado el pleno para investir a Jordi Sànchez -diputado de Junts per Catalunya y expresidente de la ANC encarcelado desde el pasado octubre-. Sin embargo, Torrent tuvo que suspender el pleno en el último momento después de que el juez Pablo Llarena denegase la libertad solicitada por Sànchez para acudir a la investidura.