El Institut d’Estudis Catalans defiende la expresión “corona catalanoaragonesa”

21

El Institut d’Estudis Catalans ha reaccionado hoy ante la retirada de un instituto de Huesca, por parte del Gobierno de Aragón, de los libros de texto que utilizan el término “Corona catalanoaragonesa” por considerarlo una muestra de “tergiversación de la historia”. El IEC, en una declaración pública, ha expresado su “absoluta repulsa a lo que no es sino un caso inadmisible de censura y de ataque a la libertad de expresión”.

Segons la declaració del IEC, «tanto la expresión ‘Corona catalanoaragonesa’ como la de ‘Confederació catalanoaragonesa’ son de utilización habitual entre los historiadores, al margen de su procedencia y siempre con carácter complementario y no alternativo al de ‘Corona d’Aragó’, de la misma forma que se utilizan en otros contextos los términos ‘reino asturleonés’, ‘monarquía castellanolleonesa’ o ‘monarquía hispánica'”.

En todos los casos argüidos por el IEC, se trata de definiciones de un sujeto político que responden a cómo lo caracteriza el autor de cada texto, que puede preferir utilizar el término monarquía hispánica en lugar de España o confederación catalanoaragonesa para significar que estas uniones dinásticas tuvieron carácter de monarquía compuesta, y no unitaria.

«Ninguno de estos términos tuvo nunca un carácter oficial, y ninguno acusa de tergiversar la historia a los historiadores que los utilizan», recuerda la academia catalana. De hecho, la expresión Corona de Aragón para definir al conjunto de entidades que se agruparon tras la unión matrimonial entre el Reino de Aragón y el condado de Barcelona, con las incorporaciones posteriores de los reinos de Valencia, Baleares, Cerdeña, Sicilia y Nápoles, tardó tiempo en consolidarse como tal.

La declaración añade que la decisión del Gobierno de Aragón “crea un conflicto donde no existía; se estigmatizan expresiones justificadas por los datos históricos y, por ese motivo, ampliamente aceptadas y utilizadas por la comunidad científica y académica, y se deja en total indefensión a los autores y los editores de libros de texto.

«El Institut d’Estudis Catalans -prosigue a nota- quiere manifestar su apoyo a la libertad de expresión de los historiadores y de los editores, al mismo tiempo que deplora este episodio de censura política e ideológica que nos traslada a otra época que considerábamos ya superada».