Inicio Actualidad El inútil Enrique Lara, cada vez más en entredicho: Afiliados disidentes de...

El inútil Enrique Lara, cada vez más en entredicho: Afiliados disidentes de Vox Málaga publican un manifiesto instando a votar las candidaturas del PP en la provincia

Afiliados disidentes de Vox Málaga (Remitido).- El pasado día 15, compañeros disidentes de Vox Alicante publicaron un manifiesto en que había muy poco de la casuística particular de su provincia, y en cambio la práctica totalidad de su texto podría ser aplicada a cualquier punto de la geografía española, ya que en todas partes se están dando los mismos problemas. Siguiendo su estela, procedemos a dar lectura del texto que sigue a continuación, y nos adherimos a todas las luchas justas que militantes y simpatizantes de Vox están llevando a cabo en toda España para defender el proyecto que un día nos ilusionó a todos, que nuestros líderes provinciales están malogrando, y que nuestros líderes nacionales no están sabiendo defender.

Hace unos meses, Vox era un proyecto ilusionante, nacido de la capacidad de unas personas de poner voz a lo que millones de españoles pensábamos y sentíamos. Un proyecto que aunaba valores morales, respeto a las instituciones y a nuestra Constitución, a la familia, sentido de España y mucho sentido común.

Ese discurso sin complejos ni ambigüedades, pétreo y sin fisuras ilusionó y convenció a muchos que no habíamos militado en política a dar un paso al frente e involucrarnos para consolidar este proyecto en toda España y en especial en nuestras ciudades y provincias como la de Málaga.

Con el lema de “Yo no defiendo las ideas de Vox, es Vox quién defiende las mías”, aportamos, desde nuestra inexperiencia en política, nuestro tiempo, dinero, y lo mejor de nosotros, sin esperar nada, simplemente por razones morales y asentadas convicciones ante el desmoronamiento que sufre nuestro país en todos sus ámbitos.

Creíamos ciegamente en nuestros líderes y en el proyecto ilusionante de Vox. Pero llega el momento en que desde la dirección nacional en Madrid se insta a un cambio en los Estatutos, suprimiendo las “primarias”, lo que aceptamos mayoritariamente, convencidos de la buena fe de la medida, para facilitar la toma de decisiones del Comité Nacional y por extensión de los provinciales, ante el enorme crecimiento de afiliados y la cercanía de una concatenación de elecciones, que eran y son vitales para el futuro de España como nación.

Y ese fue nuestro gran error. El poder otorgado a los miembros del Comité Ejecutivo Provincial de Málaga, dado desde la buena fe y la ingenuidad, fue otorgar un cheque en blanco a unos pocos para que pudieran tomar todo tipo de decisiones y tirar por el suelo el trabajo y honorabilidad de los que podían pensar, que en un futuro muy cercano, les podrían arrebatar el puesto vistas sus carencias y limitaciones, pasando a cesar, difamar y destruir el trabajo realizado durante años para colocar a afines en nuevos cargos ejecutivos y coordinadores.

El adelanto electoral es la mecha que prende la bomba que está a punto de estallar y hacer añicos al partido en Málaga, así como en otras provincias de nuestra geografía. El aterrizaje hace apenas unos meses de advenedizos y recién llegados, auténticos oportunistas, y su inmediata colocación en puestos orgánicos de confianza, así como en las listas electorales, por obra y gracia del plenipotenciario y dictatorial presidente provincial José Enrique Lara Peláez, con la oposición enfrentada de una gran mayoría de afiliados y simpatizantes, que desde el primer momento han expresado su profundo malestar y absoluto desacuerdo, con esta política caciquil de enchufismo y amiguismo ejercida por el actual Comité Ejecutivo Provincial, han convertido al partido en la provincia de Málaga en un auténtico polvorín.

La destitución y relevo de coordinadores de distintos municipios, la confección de listas electorales en base a espurios intereses, las recientes dimisiones de cargos orgánicos provinciales, unido a las despóticas formas empleadas por el presidente provincial, han terminado por dinamitar las bases y la estabilidad del partido, dando pie, con sus purgas desmesuradas e injustas, unidas a su tiránica actitud, a la desunión, la desilusión y la desconfianza. La masiva llegada arribistas y aprovechados colocados dictatorialmente en las agrupaciones, así como en la capital, para hacerse con el poder, es un hecho palpable y contrastado.

Muchos consideramos que el engaño y la manipulación de la que hace gala el Comité Ejecutivo Provincial, así como el ataque a nuestros coordinadores y afiliados disconformes, es un ataque a Vox, denunciamos los hechos a nuestros líderes, siendo mayúscula nuestra sorpresa al comprobar que recibimos la callada por respuesta. Si bien, crece la represión interna hacia nuestras personas con insultos y amenazas, imponiendo cargos y coordinadores afines para controlar y acallar cualquier atisbo de crítica.

Pensábamos muchos de nosotros que este era solo un problema de nuestra provincia, pero una vez perdido el miedo a represalias o al ostracismo dentro de nuestras respectivas agrupaciones, asistimos asombrados que lo sucedido aquí sigue las mismas pautas en otras muchísimas provincias. Se apartan afiliados leales para dar cabida a arribistas llegados de partidos tan dispares como el PP, C ́s o partidos neonazis estando muchos de ellos investigados, condenados en firme o con sentencias por cumplir.

En los candidatos elegidos para las listas así como estas, por el Comité Ejecutivo Provincial de Málaga, no ha primado ni el mérito, ni el currículum, ni la formación, ni la oratoria, ni la capacidad de liderazgo, siendo el mejor ejemplo el caso de la candidatura presentada en Málaga capital, encabezada, como no, por el propio presidente provincial José Enrique Lara Peláez, persona sin formación ni currículum alguno, pésimo comunicador y mediocre donde los haya. Lo importante es ser hijo de…, cuñado de…, esposo o esposa de…, amigo de…, contar con el favor de… y ser sumiso a los deseos y designios del actual Comité Ejecutivo, aunque eso lleve a la destrucción del partido.

Tras la enumeración de lo ocurrido sentimos que Vox no es el partido que en su día nos ilusionó y nos hizo recuperar la esperanza de recuperar los valores pisoteados impunemente por los partidos políticos. Nos sentimos defraudados y engañados por unos líderes que nos han utilizado en beneficio propio con la excusa de la defensa de un beneficio colectivo.

“Posiblemente, tras el previsible descalabro en las elecciones municipales próximas y tras el panorama político salido de las recientes elecciones generales y autonómicas, Vox puede quedar reducido a un partido residual con una esperanza de vida muy corta y efímera. Responsabilidad que recaerá en su totalidad sobre los hombros de la cúpula nacional, siendo Santiago Abascal su máximo responsable.

Muchas de las personas que componemos las agrupaciones malagueñas de la capital, Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella, Manilva, Ronda, Alhaurín el Grande, Rincón de la Victoria, Vélez Málaga,

Torrox, Archidona, Antequera, Casabermeja, Coín y otras, pedimos, por el futuro del partido un proceso para revertir el poder supremo de los Comités Provinciales y elecciones democráticas para elegir a nuestros cargos orgánicos y coordinadores en aras de recuperar un partido que lleva camino de ser una simple anécdota en nuestra historia política reciente.

Por último, animamos a todas las personas de bien que en algún momento encontraron en Vox la defensa de sus principios, en estas elecciones municipales del 26 de mayo de 2019, a que voten las candidaturas del PP, especialmente en aquellos municipios en que hayan demostrado su buen gobierno, como es el caso de Málaga o Marbella.

Muchas gracias, Viva España, y Viva Vox… pero el verdadero VOX.