Inicio Actualidad El juez investiga un primer nivel de financiación rusa al separatismo de...

El juez investiga un primer nivel de financiación rusa al separatismo de hasta «300 millones de euros» en criptomonedas

Los detalles concretos sobre los planes de colaboración de Rusia con el golpe separatista del 1-O siguen aflorando en el Juzgado de Instrucción del juez Joaquín Aguirre. Los documentos judiciales a los que ha tenido acceso Libertad Digital desvelan un «primer nivel» de financiación rusa al separatismo de hasta «300 millones de euros» en criptomonedas. La cifra era flexible y abarcaba desde 100 millones hasta los citados 300 millones dependiendo de los gastos asumidos. Y esa era sólo la primera fase.

Uno de los autos del juez del caso Voloh recoge detalles concretos del plan de financiación del golpe separatista en España. El juez señala que, de las conversaciones interceptadas se extraen «nuevamente, indicios que apuntan a la relevancia» de algunos de los cargos de Carles Puigdemont. Uno de los más citados es Víctor Terradelles. «Por una parte, es la persona responsable de gestionar temas relacionados con personas rusas. Y, por otra y no menos importante, dentro de la estrategia independentista participa en la gestión de los medios de comunicación».

Plan ruso de financiación del separatismo catalán

Toda esa documentación y conversaciones han permitido a la policía judicial deducir el plan de financiación ruso para el separatismo catalán: un «primer nivel» consistente en «100, 200 o 300 millones de dólares o de euros», para lo que, según la documentación judicial estaban «dispuestos, no es un problema».

«Dados los indicios que se han ido poniendo de manifiesto no es descartable que tal inversión se acometiese por algún inversor ruso a través de criptomonedas con el objetivo de quedar al margen de los controles de las autoridades monetarias europeas», señala el juez en sus escritos.

Los autos narran que el «magistrado ha revisado otra parte importante de la abundante documentación existente en las diferentes piezas de la presente causa, habiendo encontrado datos que identifican a personas y confirmarían las estrechas relaciones personales existentes entre algunos de los investigados con individuos de nacionalidad rusa, alemana o italiana, algunos de ellos mientras ocupaban cargos diplomáticos o relaciones con los servicios secretos rusos, otros miembros influyentes de partidos políticos de la extrema derecha alemana o italiana y con intereses en establecer relaciones de influencia política y económica con el Gobierno de Cataluña, si éste se independizaba de forma unilateral de España».

Objetivo: desestabilizar la UE

Todo ello con un fin obvio: «La desestabilización de la democracia y la Unión Europea, consecuencias entre las cuales se podría producir la salida de España de la UE por causa de la independencia unilateral de Cataluña apoyada por el gobierno ruso, mediante soporte económico y militar, ofrecimientos ambos ya conocidos en esta instrucción», señala el juez.

Hay que recordar que el caso Voloh, instruido por el magistrado Joaquín Aguirre, ha mostrado ya sus conexiones con otro de los casos que atormenta a Carles Puigdemont: el caso Tsunami Democràtic. De hecho este caso, en la Audiencia Nacional, ha absorbido investigación de la Guardia Civil de Voloh. Y ese segundo caso es el que ha supuesto la imputación por terrorismo de Puigdemont.