Inicio Actualidad El Madrid de los currantes

El Madrid de los currantes

Lucas Vázquez, Marcos Llorente y Sergio Reguilón simbolizan el Madrid de los currantes. Con la lección aprendida tras la dura derrota en Ipurúa, Santiago Solari ha sacado la mano dura y no ha dudado en sentar a pesos pesados como Isco o Asensio y dar una oportunidad a jugadores que siempre que salen al terreno de juego hacen todo por rendir al máximo. El resultado ha sido favorable con dos victorias vitales en Roma y en casa ante el Valencia (2-0).

Ipurúa sirvió de lección a Santiago Solari. El argentino encajó su primera y única derrota desde que es entrenador del Real Madrid y lo vio entonces muy claro. Al de Rosario no le ha temblado el pulso para sentar a jugadores como Isco o Asensio y ha apostado por los que tradicionalmente quedaban relegados al banquillo, esperando una oportunidad.

Por segunda vez consecutiva, Solari incluyó en el once titular a Lucas Vázquez y Marcos Llorente y uno y otro rindieron con creces. El primero marcó por segundo partido consecutivo y el centrocampista demostró su gran estado de forma. Con Llorente así, la baja de Casemiro no se ha notado. Además, el madrileño fue protagonista de una gran jugada que podía haber acabado en gol, pero Asensio estrelló el balón en un jugador che. Por su parte, Reguilón, que reaparecía tras lesión, brilló sobre la banda habitualmente ocupada por un Marcelo, ausente en la convocatoria.

No importan los nombres

El mensaje de Solari es claro. No importa el nombre, sino estar al 100%. Con el argentino en el banquillo, ha vuelto la meritocracia. El Santiago Bernabéu disfrutó de un partido en el que la entrega de sus jugadores se hizo palpable los 90 minutos, dejando en un mal recuerdo la imagen ofrecida hace una semana en Ipurúa.

En la cúpula blanca están encantados con que jueguen “los que corren, los que se lo merecen”. La temporada es larga y son muchos los objetivos del conjunto blanco, por lo que es importante poder tirar de un fondo de armario tan efectivo. Lucas, Reguilón o Llorente son ejemplo de lo que exige ser jugador del club más laureado de la historia. Las oportunidades hay que ganárselas y saberlas aprovechar. Y ellos lo han hecho. Ahora les toca al resto pelear por estar en el once titular.