Inicio Actualidad El Madrid renace con el ‘sello Solari’

El Madrid renace con el ‘sello Solari’

No han pasado ni cuatro meses. Cuando llegó Solari, el Madrid de Lopetegui era una ruina. Apenas 10 jornadas de Liga y tan solo 15 puntos, un retrato de la dimensión de una crisis en la que el equipo blanco solo había ganado cuatro partidos, empatado dos y perdido cuatro. Andaba pululando por la novena posición de la Liga, a siete puntos del líder, el Barça de Valverde. Llegó el clásico liguero del Camp Nou, apabullaron los azulgranas, y sin Messi, al Madrid de Lopetegui (5-1) en lo que significó el inicio de la era solariana. Era a finales de octubre.

A su manera, con sonrisas forzadas tal si intentara imitar a Zidane en sus comparecencias ante la prensa, pero con un discurso inusualmente sorprendente («la idea es ir a Melilla y jugar con dos cojones», dijo antes de su debut en la Copa), se ha ido Solari haciendo hueco. Silenciosamente, el Madrid ha escalado posiciones en la tabla hasta situarse en el segundo puesto después de firmar un pleno de 15 puntos de 15 posibles en las cinco últimas jornadas.

Reacción tras una derrota

Empezó el 2019 de mala manera con su derrota en casa ante la Real Sociedad (0-2), pero supo detener esa caída con un parcial de 14 goles a favor y solo cuatro en contra, dejando en el camino al Betis (1-2), Sevilla (2-0), Espanyol (2-4), Alavés (3-0) y el sábado al débil Atlético de Simeone (1-3). Cinco semanas de perfección porque en el camino ha llegado el Madrid hasta la semifinal de la Copa del Rey. Ahora, por ejemplo, tiene el factor campo a su favor tras el 1-1 del Camp Nou. La vuelta en el Bernabéu (27 de febrero) marcará su futuro inmediato, aunque el miércoles debe visitar al Ajax.

Ha reclutado a jóvenes que tenía en el Castilla como Vinicius y Reguilón para alterar las jerarquías de un equipo acomodado

En esa escalada, Solari ha reclutado a jóvenes que tenía en el Castilla como nuevos ejes futbolísticos y anímicos del Madrid. Vinicius, a quien Lopetegui tenía más tiempo en Valdebebas que en el primer equipo, es el rostro que ha dinamizado a un equipo y, por supuesto, a una afición. Reguilón, el anónimo lateral zurdo que pasó por una cesión al Logroñés, encarna a otro de los simbólicos soldaditos de Solari, sin olvidar tampoco a Lucas Vázquez, que ha sido titular en 18 de los 25 partidos con el nuevo entrenador.

Isco, una pieza marginal

A medida que aparecían nuevos roles piezas de enorme calado desaparecían del escenario. Isco es, obviamente, el caso más espectacular. De estrella a jugador marginal para Solari. No entra ni en la rotación. Ahora, enredado como anda en las redes sociales, ha sufrido, según informó el club blanco, una lesión. Padece «una dorsalgia-cervicalgia aguda». No aclara el Madrid el tiempo que estará Isco de baja. Pero ya quedó fuera de la convocatoria ante el Atlético y parece difícil que vaya a Ámsterdam. Pero hay más Iscos. Bale es suplente en una delantera formada por Benzema, el nuevo monarca, Vinicius y Lucas. ¿Y Marcelo? Es suplente de Reguilón.