El mercado negro de los másters: quién paga y quién cobra por hacer el trabajo final

4

El mercado negro de los Trabajos de Fin de Máster (TFM) o Trabajo de Fin de Grado (TFG) es una práctica clandestina y muy discreta que campa a sus anchas por la red y las universidades españolas. Ahora esta actividad furtiva está en boca de todos por el caso del máster de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, pero la oferta y la demanda es absolutamente real. El perfil que encarga a otros sus trabajos suele ser siempre el mismo: trabajadores, sin tiempo y un poder adquisitivo medio-alto. Los precios, dependiendo de la materia, rondan entre los 300 euros y los 600 euros por trabajo.

Nos podremos rasgar las vestiduras, pero la compraventa de trabajos es una realidad. Eso sí, no crean que por ser una acción furtiva hay que ponerse gabardina, sombrero borsalino y gafas de sol, se puede hacer desde casa con Google buscando empresas especializadas o haciendo las llamadas adecuadas. Es decir, llamar a gente de confianza por si tienen conocidos también de confianza que quieran ganar un dinero extra por hacer uno de estos trabajos.

“Persona que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro”, así es como define la Real Academia Española (RAE) a los conocidos ‘negros’, una figura muy usual dentro del mundo literario, aunque no es el único sector donde se estilan. Esther es una de estas personas que un día recibió una de estas llamadas, le ofrecieron hacer un TFG y ella aceptó. Su nombre jamás estaría en el membrete ni en el título de la ‘alumna oficial’, pero “le hice un favor a una amiga y yo me lucraba de hacer el trabajo. La cuestión fue muy sencilla”, concluye.

Otra página web que ofrece hacer el TFG y TFM Fuente. Google

Los perfiles que suelen recurrir a estos ‘negros’ de la redacción de proyectos son personas con trabajo estable, poder adquisitivo medio-alto y poco tiempo. Las tarifas a abonar son diversas y dependen de varios factores: la materia, los plazos y si hay revisiones o correcciones tras la entrega de dicho TFM. No obstante, según ha podido confirmar OKDIARIO tras hablar con algunos de estos ‘redactores de TFM’ se suelen pagar entre 300 euros y 600 euros por proyecto.

Gloria, otra redactora por encargo de un TFM, relata que, en su caso, la persona que le hizo el encargo “tenía alto poder adquisitivo, su marido era deportista de élite profesional”. En definitiva, tenía dinero suficiente para pagar a otras personas que hicieran su trabajo final, pero “no tenía tiempo porque, al parecer, estaba cursando en máster en una universidad española porque vivía fuera de España”, explica.

Concretamente, explica esta redactora contratada, el TFG que “la idea creativa me la dieron de manera inicial, después tuve que desarrollar el plan de Marketing para una empresa dedicada a eventos”. Aclara, además, que “aprobó con un 7, creo recordar”.

Por su parte, Julia -trabajadora, madre y alumna en un máster dedicado al mundo educativo que ahora prepara oposiciones- reconoce a OKDIARIO que, aunque ella no lo ha hecho, “a veces merece la pena pagar a alguien para que te haga el proyecto final, los cursos ya son los suficientemente caros, así que por un poco más te quitas muchas horas de trabajo”.

Confiesa, además, que si no lo encarga es “porque no lo puedo pagar, pero a mí mi trabajo me costó 6 meses terminarlo, así que si son 400 euros la tarifa me parece incluso económico”. ¿Y las oposiciones? ¿Pagaría a alguien para que alguien hiciera el examen y lo aprobara? “Por hacerlo no, pero por una copia de la materia que caerá, sí”, señala.

Por su parte, dos opositoras que se presentarán a los próximos exámenes de Magisterio, explican que la segunda prueba es una exposición oral con un trabajo práctico de una materia determinada. “No teníamos tiempo y, reconozco que nos rondó la idea de comprar este segundo trabajo a través de internet porque nos costaba sólo 100 euros”, relatan a este periódico. “Al final no lo compramos porque hemos sacado tiempo, pero lo pensamos, si”, reconocen.

El boca a boca funciona en este mercado negro de los TFG y TFM, sin embargo, en internet hay empresas especializadas que cuentan con una plantilla de ‘negros’ que elaboran proyectos por encargo.

Pasos a seguir para encargar un TFG o TFM. (Fuente. Empresa especializada en redacción) (Pinchar para ampliar)

En internet, rascando poco, se encuentran equipos que ofrecen “redactores con más de 10 años de experiencia en su área, 100% garantía de satisfacción, informe de plagio gratis y comunicación directa vía Skype con el redactor asignado”.

Como garantía, ofrecen aportar el CV del redactor encargado, así como unas líneas previas de su experiencia profesional. Y, además, si no se aprueba el trabajo, al menos en una de las webs, devuelven el 100% del importe abonado.

Para encargar un presupuesto solo hay que tener un ordenador y una conexión a internet para marcar la materia, los plazos, número de páginas requeridas y normas de citación a emplear. Los pagos, a estas empresas, se hace a través de transferencia o una cuenta de PayPal.

Bolonia no trajo nada bueno. Con el plan Bolonia aterrizaron la rebaja de los grados o la proliferación de másteres oficiales y con ello todo un mercado de compraventa de temarios y proyectos finales.