El Mercat de Sant Antoni renace

Las obras de remodelación del Mercat de Sant Antoni son complicadas, largas y caras (cerca de 70 millones de euros) pero ya empiezan a ver la luz del final del túnel. Se iniciaron en el  2009 y no terminarán hasta principios del 2018. Los arquitectos Pere Joan RavetllatCarme Ribas y Olga Schmid optaron por una renovación integral de la plaza, de la que solo se conserva la preciosa estructura de hierro y las emblemáticas fachadas verdes. Tanto tiempo cerrado al público ha propiciado que este sábado se generaran largas colas de personas que querían ver su metamorfosis con motivo de la única jornada de puertas abiertas convocada por el festival de arquitectura 48 H Open House. Cerca de una hora de espera para entrar.

Los que logran entrar pueden obervar la recuperación de los patios interiores del mercado como plazas públicas, creadoras de nuevos espacios de encuentro, las nuevas paradas y párkings en dos plantas subterráneas. Eso sí, es imprescindible llevar calzado adecuado: duro y cerrado. O sea que ni sandalias ni tacones.

El museo arqueológico

Uno de los focos de interés es que Sant Antoni recupera cerca de 30 metros de la Vía Augusta del siglo I y cien metros del baluarte del siglo XVII de Barcelona que han sido musealizados para dar a conocer este patrimonio arqueológico.

El mercado de Sant Antoni fue construido en 1882 por Antoni Rovira i Trias, el ganador del concurso municipal de 1859 convocado por el Ayuntamiento de Barcelona para urbanizar el Eixample y que finalmente se desarrolló siguiendo el plan de Ildefons Cerdà. Fue el primero que se proyectó fuera de las murallas y es una de las muestras más destacadas del modernismo. En forma de cruz griega y coronado por una gran cúpula octogonal ocupa toda la manzana.

En la puerta principal destaca el escudo de Barcelona, coronado por un murciélago. La escultura metálica, típica de los mercados de esta época, abre un espacio que ocupa la totalidad de una manzana del Eixample de Cerdà, una superficie lo bastante extensa como para alojar las paradas que abastecían ayer y abastecen hoy el barrio de Sant Antoni.

Loading...