El misterio de los votantes de Albiol

18

Nadie recuerda haber votado al PP en las elecciones catalanas de 2015. O al menos no lo admite cuando se lo preguntan los encuestadores. Solo un 1,2% de los entrevistados reconoce haber optado por Xavier García Albiol en aquellas elecciones, cuando en realidad sumó un 8,5% de los votos. Es uno de los misterios del 21-D: desentrañar cuánto aciertan las encuestas que pronostican un mal resultado del PP (5,8% de los votos y siete escaños, según el CIS) y cuánto lo ha hecho Albiol al centrarse en atraer a votantes de grandes ciudades, de mediana edad o jubilados, que han hecho de la solución al desafío independentista el elemento clave para decidir su voto. Porque, ¿quién vota al PP en Cataluña, la comunidad en la que más sufre en la competición con Ciudadanos?

MÁS INFORMACIÓN

  • El misterio de los votantes de Albiol

    Los programas electorales para las elecciones catalanas del 21-D

  • El misterio de los votantes de Albiol

    La previsión una participación récord da aliento a los constitucionalistas

“Nos vota gente pata negra de las áreas metropolitanas”, contesta Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del PP, sobre los miles de electores que se han mantenido fieles a las siglas de su partido tras años de desgaste por el pulso independentista y por la crítica de que no ofrecía soluciones. Un ambiente que lleva a muchos electores del PP a no hacer público su voto.

Gente como Rogelio, de 73 años, que ayer acudió junto a su esposa al almuerzo-mitin que organizó el PP con Mariano Rajoy y Albiol en Lleida. “Soy del partido desde la fundación y no tengo ninguna gana de cambiar”, dice. “Los que somos viejos, como ya hemos visto muchas modas y tendencias, sabemos que no vale la pena”, añade sobre Ciudadanos. O gente como Pere y Ángel, de 21 y 18 años, que apoyan al PP porque Rajoy es quien ha aplicado el artículo 155 .“Venimos a defender al presidente”, dicen. Sin embargo, ellos son una excepción.

“España es la solución”

En los mítines del PP abunda la gente de mediana edad. Las cabelleras plateadas. Los jubilados. Eso es lo que más había en el de ayer en Lleida, donde las 400 personas que asistieron al almuerzo reflejan la radiografía de los sondeos. La mayoría de electores que optaron por el PP en 2015 tienen más de 65 años (40% de pensionistas) y no ha cursado estudios universitarios (67%). Además, ningún otro partido recoge más votos entre las personas que se definen como de centro derecha (26,6%), de derechas (26,6%), o de extrema derecha (5,3%).

El discurso de Albiol apela a ese perfil. Primero, porque está lleno de referencias a España, a las pensiones, y a las profesiones que dependen de la marcha de la economía, tan afectada por el desafío independentista. Segundo, porque es el único candidato que no usó el catalán mayoritariamente en el debate de aspirantes del jueves. Y, tercero, porque ha hecho de la reivindicación del artículo 155 el corazón de su campaña.

“Aunque haya una parte del electorado que esté de acuerdo con el 155, el PP tiene una losa histórica de mala imagen en Cataluña”, opina Ángel Valencia, catedrático de Ciencia Política. “Es el resultado de años cerrados a buscar cualquier tipo de salida a un problema político evidente”.

El PP aboga por convertir el 155 en esa solución. Albiol lo defiende hasta en un lema de campaña con el que parece apostar por retener a sus votantes antes que por atraer a otros nuevos: “España es la solución”.