El Museo de Lleida entrega a Aragón el cuadro de la Inmaculada de Sijena

9

El Museo de Lleida ha entregado este martes al Gobierno de Aragón el último de los tesoros de Sijena. El cuadro de la Inmaculada, originario del Monasterio de Sijena, aún no había regresado con el resto de los 43 bienes, como ordenara una sentencia de noviembre de la Audiencia Provincial de Huesca, porque el óleo estaba extraviado desde 2012 y fue hallado el pasado diciembre.

Sobre las 9.45 horas, la furgoneta que transporta la pieza ha abandonado el museo catalán. La pieza devuelta a Aragón es una pintura en tela de la Inmaculada, datada en el siglo XVIII, que, según una nota del centro museístico, ha estado en las “dependencias del Obispado de Lleida, juntamente con otros objetos del antiguo Museo Diocesano” desde “los años 70 del siglo XX”.

El cuadro pertenece al lote de 21 pinturas de temas religiosos, muchas vinculadas a la historia del rey David, todas realizadas entre los siglos XVII y XVIII que formaron parte del culto de estas monjas Sanjuanistas. Esta pieza está dentro del listado de 44 bienes que debían entregarse a Aragón el pasado 11 de diciembre, por sentencia judicial, pero no se halló en ese momento, por lo que el Museo de Lleida ofreció otra pieza como compensación.

Tras ser localizada, el Ministerio de Cultura —responsable del departamento de cultura catalán tras  la aplicación del artículo 155 en Cataluña— dio instrucciones a la Generalitat catalana para entregarla, a instancias del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Huesca, que la semana pasada lo requirió.

Este lunes, la Conselleria de Cultura envió una carta a la consejera aragonesa en la indicaba que los preparativos para proceder al traslado estaban listos, tras coordinarse con Queroche, la empresa designada por el Gobierno de Aragón para la entrega.

La Audiencia Provincial de Huesca confirmó el pasado noviembre, después de casi tres años de espera, la sentencia en primera instancia que ordenaba en 2015 a la Generalitat de Cataluña devolver las 97 obras procedentes del monasterio oscense de Sijena. Los magistrados consideran que estas piezas históricas “forman parte de un todo indivisible” y que “la adecuada protección del patrimonio cultural no es compatible con la desintegración de un conjunto monumental”. En Cataluña solo quedaban 44 piezas de ese conjunto, las conservadas en el Museo de Lleida; el resto estaban en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y ya habían sido devueltas.