Inicio Actualidad El nuevo jefe de los Mossos impidió el acceso de los TEDAX...

El nuevo jefe de los Mossos impidió el acceso de los TEDAX de la Guardia Civil a la casa explosionada por yihadistas en Alcanar (Tarragona)

El nuevo jefe de los Mossos posó junto a un lazo amarillo,

La mesa del Parlamento de Cataluña aprobó por unanimidad el 22 de agosto de 2017 otorgar la Medalla de Honor a los Mossos d’Esquadra por su labor tras los atentados de las Ramblas y de Cambrils.

La decisión de conceder la máxima distinción de la cámara catalana incluía también los servicios de emergencias, a la Guardia Urbana de Barcelona y a la Policía Local de Cambrils, pero en pleno auge del proceso ni la Policía ni la Guardia Civil.

Sin embargo, la decisión ya creó cierta polémica porque el atentado de las Ramblas se había saldado con 17 víctimas mortales -hasta entonces ningún país europeo había dado una distinción a un cuerpo policial con ese balance mortal- y los Mossos habían cometido algunos errores de seguridad.

Uno de los autores materiales del atentado -abatido después en Gelida- logró escapar de un control de la Diagonal pese a la decena de impactos que recibió su vehículo. Además, posteriormente se encontró el cuerpo del conductor fallecido en el maletero.

Pero también porque la explosión de Alcanar fue considerada en un principio un accidente doméstico a pesar de su magnitud y efectos. Además resulta que el nuevo jefe de los Mossos, Josep Maria Estela, era el responsable entonces del cuerpo policial en las Terres de l’Ebre.

Los Mossos, entonces, manifestaron que las citadas explosiones fueron “accidentales” por acumulación de gas, pese a que los vecinos ya alertaron de que la casa era okupada por magrebíes.

También se hallaron más de un centenar de bombonas de butano, que el cuerpo policial atribuyó a un laboratorio de drogas y lo desvinculó del yihadismo.

La juez encargada del caso, Sonia Nuez, advirtió igualmente de que se podría tratar de terrorismo y lo que ha trascendido hasta ahora, nunca desmentido, es que desde el cuerpo se le dijo “señoría, no exagere”.

Por otra parte, tampoco se permitió el acceso a la casa de Alcanar de los técnicos en desactivación de explosivos (Tedax) de la Guardia Civil aunque, en casos de terrorismo, la cooperación entre cuerpos policiales es fundamental.

Comparte este artículo

Publicidad