Inicio Actualidad El OVNI del desierto: la verdad detrás de la interpretación

El OVNI del desierto: la verdad detrás de la interpretación

El OVNI del desierto se refiere a un objeto que apreció hace unos años y que muchos malinterpretaron y pensaron que era un objeto volador que, sin embargo, sí que estaba perfectamente identificado.

Recordemos que la palabra OVNI son las siglas de objeto volante no identificado, que en inglés es UFO, unidentified flying object. Y aquí, en esta palabra, está la confusión respecto a aquel famoso objeto que apareció en un desierto en EEUU y que hizo que más de uno se plantease si algo extraterrestre había caído en la Tierra.

En su día, la NASA, siendo el año 2004, publicó un titular que rezaba algo así: ‘Objeto volador se estrella en el desierto de Utah’. Pero, como es obvio, la agencia espacial hablaba de un objeto volador, es decir, algo que volaba, pero en ningún momento se refirió a que no estuviera identificado correctamente.

¿Qué era el OVNI del desierto?

Aunque algunas voces se lanzaron a interpretar que se podía haber localizado algo alienígena, la verdad no era tan exótica. De hecho, lo que se encontró correspondía al equipo de una misión de la NASA llamada Génesis, que se estrelló en la Tierra.

Esta misión fue lanzada por la NASA en el año 2001 con un objetivo claro, explorar el Sol y enviar información a nuestros científicos. Sin embargo, sufrió ciertos problemas que provocó el accidente final.

La sonda debía entrar en la atmósfera terrestre a una velocidad normal, pero el paracaídas falló y no se abrió, así que se estrelló a una velocidad de unos 300 kilómetros por hora.

Aun así, la misión había recolectado un buen número de partículas solares y materiales, cosa que debía hacer fuera del campo magnético de la Tierra, ya que este las aleja y las rechaza.

Por fortuna, la mayor parte de muestras que traía la sonda consigo se pudieron recuperar, ya que se mantuvieron a salvo, y sirvieron para conocer mucho mejor nuestro astro rey.

Aun así, la sonda no tuvo tanta suerte, ya que la cápsula sufrió daños severos y tenía una brecha en su contenedor científico. El golpe fue tan fuerte que la mitad de la nave estaba enterrada en el suelo desértico. Pero al menos el contenedor pudo ser recuperado y estaba en un estado aceptable para que las muestras fueran analizadas antes de que fueran contaminadas por la humedad de la superficie.

De hecho, hoy día sabemos que el Sol posee diversos elementos en su composición, elementos que también encontramos en el Sistema Solar.