Inicio Actualidad El papel de la mujer inventora en el pasado y el presente

El papel de la mujer inventora en el pasado y el presente

La figura del inventor se asocia a una persona con elevados conocimientos en algún campo científico o tecnológico y se tiende a considerar que en la época que vivimos es tremendamente difícil encontrar algo que no esté ya inventado. Sin embargo, ambos conceptos se encuentran muy alejados de la realidad.

El proceso de convertirse en un inventor consiste en realidad en observar un problema, visualizar una solución y obtenerla a través de la creatividad. Es decir, cualquiera con una idea que pueda solucionar una necesidad aspira a ser inventor. El constante surgimiento de necesidades es fundamental para que en la época actual siga habiendo inventos. No todo está inventado y todo lo inventado tiene capacidad de mejora en diversos aspectos.

Hoy, 9 de noviembre, se celebra el Día del Inventor en honor al cumpleaños de la actriz e inventora Hedy Lamarr (1914-2000). Lamarr fue inventora de la primera versión del espectro ensanchado que permite las comunicaciones inalámbricas a larga distancia. Su caso, como el de otras muchas inventoras, es el de una minoría en cuanto a registro de patentes de inventos en España, donde solo el 10% corresponde a mujeres.

Sin embargo, en la historia y en la actualidad ha habido mujeres que han conseguido con sus invenciones que el mundo experimente cambios en tecnología, economía y hasta en la manera de vivir y crecer como sociedad.

Peso histórico

Las mujeres han desarrollado inventos que son ahora objetos que tienen presencia  en nuestro día a día, como el parabrisas de Mary Anderson (1866-1953), el lavavajillas de Josephine Cochrane (1839-1913), el ‘tippex’ de Bette Nesmith (1924-1980) o los pantis y el sujetador de Julie Newmar (1933).

Otros inventos tuvieron influencia directa en el desarrollo de las sociedades y en mejorar la calidad de vida de las personas. Entre los creados por mujeres destacan los medicamentos que desarrolló Gertrude Elion (1918-1999), las máquinas de escribir y coser de Beulah Louise Henry (1887-1973), que supusieron un impulso para la industria, la primera central telefónica de conmutación automática que creó Erna Schneider Hoover (1926) o el método pedagógico de Maria Montessori  (1870-1952).

La primera patente concedida a una mujer en España fue para Fermina Orduña de Madrid, cuyo invento era un carruaje especial para la venta al público de leche de burra, vaca o cabra y le fue concedida la protección de esta durante cinco años en mayo de 1865.

Inventoras en presente

En la actualidad son varias las mujeres que siguen el ejemplo de Fermina y cuyos inventos ayudan a mejorar la calidad de vida y reivindicar el papel de la mujer en el sector de la innovación:

 – Tienda de campismo: Carolina Veiga y Pedro Herrero han creado una tienda de campismo que en un cerramiento inferior incorpora un sector hinchable cuya activación proporciona un espacio para reposar similar a un colchón.

– Medi-shoes: Se trata de una máquina creada por Montse Expósito que incorpora un sistema para la medición de las dimensiones del pie, que te ayudará a comprar el calzado que realmente necesitas sin necesidad de que tengas que desplazarte a la tienda a probarlo:

– Cool-door: Es una puerta creada por Sheila y Álex Martín que facilita la recepción y conservación de pedidos mediante un sistema de apertura remoto mediante una ‘app’ para móvil. La puerte tiene acceso a un contenedor refrigerado y otro calefactado que ayudaría a un correcto mantenimiento de los alimentos.

– Beylina: Creada por cinco estudiantes de la universidad de León, se trata de un zumo de melón, puré de plátano y alga espirulina que tiene un alto contenido en vitamina C y potasio, recomendado para deportistas ya que ayuda a mantener los niveles de presión arterial.

– Protector de pelo para cascos: Este invento de Miriam Mecalif permite recoger el pelo largo de un usuario con casco en una lámina flexible, transpirable e impermeable evitando  que se moje, se enrede o se ensucie.

– Bolardo transparente: Yolanda Vegas ha desarrollado un diseño 3D y el objetivo es sustituir los productos tóxicos para evitar el miccionado de perros por un bolardo fijo que tenga la posibilidad de incorporar luz.

– Trampa contra la abeja velutina: Leonor Varela ha encontrado en la avispa asiática un defecto de visión que permite construir una trampa-diana que frena los ataques que sufren las colmenas y que tantos perjuicios ocasionan a los apicultores.

       

Sigue a Extra en Facebook