Inicio Actualidad El papel de los juegos en el desarrollo cognitivo de los niños

El papel de los juegos en el desarrollo cognitivo de los niños

Cottonbro / Pexels.com

Los niños aprenden jugando, esto es un hecho que no admite discusión. Desde los primeros días de vida en adelante, el niño experimenta una acción natural por el juego que le permite ir aprendiendo del mundo que le rodea.

Según estudios recientes, los niños gastan casi el 20% de su tiempo en jugar, lo que equivale a una parte muy importante de su rutina diaria.

El juego es el modo en el que los niños se enfrentan a los desafíos del aprendizaje continuo, no solo para divertirse, sino para potenciar su desarrollo cognitivo. Los niños deben jugar y los padres debemos jugar con ellos, pues les estaremos ayudando a su desarrollo.

Veamos con un poco más detalle, la importancia del juego en los niños para su desarrollo cognitivo ¡Vamos allá!

Importancia del juego en los niños para su desarrollo

Como ya hemos comentado, el juego es una actividad natural tanto en niños como en adultos. A través de juego, los niños pueden comprender el mundo que les rodea, viviendo experiencias y situaciones ideales para su desarrollo en todos los sentidos.

El juego va más allá de la propia diversión del niño, a través de las diferentes opciones de juego el niño desarrolla acciones muy interesantes:

  • Realiza actividades de descubrimiento y exploración en diversas situaciones.
  • Fortalece su independencia y ayudan a funcionar de manera autónoma.
  • Se relacionan entre iguales a través del juego.

Los juguetes de niños forman parte importante en la mejora y riqueza del juego en los niños. Aportar los mejores juguetes para cada etapa del niño es fundamental para ir mejorando todas sus habilidades.

Siempre es importante tener un sitio de referencia especializado para saber qué juguetes pueden ser los más adecuados, en Vertbaudet encontrarás un gran catálogo de juegos y juguetes por edades que te ayudará a elegir la mejor opción para cada momento ¡No te lo pierdas!

El juego y el desarrollo cognitivo del niño

La estimulación cognitiva es aquella que incide directamente en ayudar a los niños a su desarrollo intelectual, actividades que requieren el uso de la memoria, habilidades del lenguaje y atención a los colores, las formas y las palabras.

La estimulación cognitiva trabaja en diferentes áreas del cerebro utilizando diferentes métodos de aprendizaje para lograr una mejor calidad de vida. Para bebés y niños pequeños, esta puede ser una muy buena alternativa para intentar potenciar al máximo sus procesos básicos de aprendizaje.

¿Qué finalidad tienen los juegos de estimulación cognitiva? ¡Toma nota!

  • Potenciar la capacidad de razonamiento, el pensamiento reflexivo y representativo.
  • Mejorar y ampliar la capacidad de la memoria, ante los diferentes estímulos que presente el juego.
  • Desarrollo de la imaginación y la fantasía, ayudando a discernir la realidad de lo que no lo es.
  • Estimulación del lenguaje y el pensamiento de tipo abstracto.

Estamos hablando de una serie de cualidades y características que con una buena estimulación pueden llegar a ser potenciadas al máximo.

Para ello existen una serie de juegos y juguetes que inciden en el uso de estas cualidades en niños y bebés. Vamos a enumerarte una serie de ellos.

Etapa de 0-6 meses

Desde la más temprana edad es importante comenzar a estimular el desarrollo cognitivo de los niños. Se han de seleccionar juegos y juguetes suaves y ligeros: los espejos, sonajeros o mantas/gimnasios son una gran alternativa.

Etapa 6-12 meses

Llegados a esta etapa es el momento de estimular la motricidad gruesa, el uso de pelotas suaves es ideal para aprender a coger y lanzar. También son muy aconsejables las figuras geométricas, bloques apilables, etc.

Etapa 1-3 años

Juguetes para mover o empujar, simples rompecabezas, todos los juegos que le permitan estimular el caminar y mejorar sus primeros pasos. Existen opciones que fomentan diversas cualidades al mismo tiempo como los coches de actividades.

Etapa 3 en adelante

A estas edades el niño ya tiene mucha capacidad en todos los sentidos, ya es posible incluir en el juego habilidades un poco más complejas. La resolución de problemas, recuento, etc. Son temáticas muy interesantes para ayudar al niño a entender lo que le rodea. Las manualidades son parte fundamental en esta etapa.

Lo más importante al introducir juegos al niño o bebé es respetar su etapa evolutiva. De nada sirve ofrecer juegos que requieran una mayor capacidad de la que tiene el niño.

El desarrollo cognitivo tiene el objetivo de estimular diferentes habilidades propias de su etapa evolutiva, de lo contrario le haríamos un flaco favor al desarrollo del niño.

Publicidad