El pleno del Ayuntamiento de Barcelona tumba la multiconsulta de Ada Colau

10

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado este martes preguntar en la ‘multiconsulta’ tanto por la gestión del agua como por el cambio del nombre de la plaza Antonio López, las dos de iniciativa ciudadana con firmas suficientes y las únicas que se han votado, ya que el Gobierno de Ada Colau ha retirado las dos que promovía para centrar el debate en las impulsadas por vecinos.

La iniciativa sobre una gestión pública del agua en la ciudad, que había recogido 23.000 firmas validadas y había sido promovida por entidades con la plataforma Aigua és Vida, ha sido rechazada por todos los grupos municipales excepto BComú y ERC, y la abstención del concejal no adscrito, Gerard Ardanuy (Demòcrates).

La que versaba sobre la plaza Antonio López –con más de 15.000 firmas e impulsada por Tanquem els CIE y Metromuster– ha recibido los mismos votos sumando el apoyo de la CUP, sin alcanzar los apoyos suficientes ante la iniciativa de cambiar el nombre de la plaza por el del joven que murió tras ingresar en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca Idrissa Diallo.

Además, el Gobierno municipal, que preveía someter a votación una pregunta sobre los usos de un solar del entono del hotel del Rec Comtal y otra sobre vivienda en el [email protected], finalmente las ha retirado antes de empezar el debate, con el objetivo de tener un debate “netamente sobre las iniciativas ciudadanas”, ha dicho la concejal de Participación, Gala Pin.

Así, el pleno no ha aprobado ninguna pregunta para incluirla en la ‘multiconsulta’, pero el Reglamento de Participación que la regula indica que las de iniciativa ciudadana sólo se pueden denegar si son contrarias al ordenamiento jurídico, algo que no han argumentado los grupos, por lo que el Ayuntamiento estudia cómo proceder, según fuentes municipales.

Las críticas de Colau

Colau ha lamentado el rechazo de la oposición y ha dicho que la ciudadanía lo valorará en las elecciones, porque ve que los grupos han hecho el juego a Agbar, que había impulsado una “ofensiva judicial” para evitar la pregunta del agua gastando millones, según ella, que ha dicho que el rechazo no es contra ella ni su Gobierno, sino contra el Ayuntamiento y la soberanía municipal.

Ve triste que grupos municipales se hayan alineado con intereses privados, porque el agua no es un negocio inocente, sino millonario a costa de un bien de primera necesidad, tras lo que ha criticado especialmente el voto contrario de la CUP, emitido desde un “paternalismo incomprensible” hacia los movimientos sociales.

Pin también ha afeado los votos contrarios sobre todo de CUP y PDeCAT, por asegurar que defienden la soberanía, y ha aseverado: “Quien celebra como ha ido este pleno no son iniciativas ciudadanas con 23.000 y 15.000 firmas, sino Agbar. Hoy lo que estamos haciendo es un paso atrás en la defensa de la soberanía municipal“.