El PNV promete usar su ‘influencia’ para lograr una solución ‘justa’ en Catalunya

“Lograr una solución justa y democrática” en Catalunya. Ese es el objetivo del PNV para el que, según ha prometido su presidente, usará todas sus “posibilidades de influencia” y toda su “capacidad de acción política”. Así lo ha dicho Andoni Ortuzar durante la celebración del Alderdi Eguna (“Día del partido”), que este año se celebra en en las campas de Foronda cercanas a la capital alavesa y que ha tenido las miradas puestas tanto en Euskadi como en Catalunya.

Así, tanto Ortuzar como el lehendakari, Iñigo Urkullu, han hablado tanto de la situación catalana como de la “vía vasca” hacia un Estado confederal, que no es “ni peor ni mejor que otras”, en palabras del presidente de la formación. “Es la que creemos que necesita y merece Euskadi. Una Euskadi nación europea. Una Euskadi dueña de su futuro, capaz de decidir en libertad lo que quiere ser y con quién y cómo quiere convivir. Una Euskadi que exige y necesita un profundo cambio en el modelo de Estado“, ha añadido Ortuzar. Además, el jefe del Ejecutivo vasco ha pedido, por su parte, “un referéndum legal y pactado como el de Quebec o Escocia”.

Ortuzar: “Euskadi exige un profundo cambio en el modelo de Estado”

Las declaraciones de Ortuzar son especialmente relevantes en el contexto actual. Y es que el PNV es una de las formaciones clave para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno central se ha visto obligado a retrasar, precisamente, por la falta de apoyos de los vascos. El PNV ya amenazó al presidente con romper toda negociación al respecto si Mariano Rajoy se excedía con sus medidas para frenar el referéndum del 1 de octubre (1-O). Ahora, aunque mantiene abierta la línea de diálogo con el PP, los nacionalistas vascos siguen reticentes a hablar de cuentas y finanzas mientras la situación siga tensa en Catalunya.

“Lo que allí está pasando es una barbaridad democrática y una torpeza política. Y lo queremos decir en voz alta y clara. No nos cansaremos de repetir que Catalunya, como Euskadi, es una nación que tiene derechos políticos”, ha opinado Ortuzar para añadir que la comunicación con Catalunya es permanente y “saben que nos tienen a su disposición para ayudar, para intentar buscar una solución”. En este contexto, ha afirmado que “votar nunca puede ser un problema” y el problema es “no dejar votar” y el PNV va defender esos principios “en todos los foros e instituciones, aquí y, sobre todo, fuera de aquí”.

Urkullu advierte de que las decisiones judiciales pueden llevar a “un escenario de escisión social”

En la misma línea se ha expresado también Urkullu, que ha defendido que la solución a las aspiraciones de los nacionalistas vascos y catalanes pasa por “un referéndum legal y pactado como en Quebec y como en Escocia”, y ha vaticinado que las decisiones políticas y judiciales que se están aplicando en Catalunya pueden llevar a “un escenario de escisión social y de ruptura política e institucional que será muy difícil de revertir en mucho tiempo”.

El lehendakari ha lamentado que el modelo de Estado “ha fracasado y está roto”, ha advertido de que los conflictos “requieren soluciones políticas” y ha asegurado, en referencia a Euskadi y Catalunya, que “el punto de partida es reconocer la existencia de dos naciones que quieren decidir su futuro en democracia, libertad y con garantías”. “¿Dónde está el problema?”, se ha preguntado.

Tras señalar que el Estado, “está perdido en su laberinto”, el lehendakari ha dicho que Catalunya “quiere votar con todas las garantías”. “Euskadi y Catalunya somos pueblos que tenemos ese derecho. Tenemos el derecho para votar con todas las garantías“, ha añadido.

Sin respuesta

Urkullu ha recordado que ha mantenido una posición de “prudencia y respeto” con Catalunya, y ha defendido “el diálogo y la negociación política”, pero “no ha habido respuesta y el conflicto ha desbordado todos los límites”.

Según ha asegurado, “hoy, a los ojos del mundo, el Gobierno español forma parte del problema y no de la solución“. Por ello, ha instado al Estado a cambiar el modelo de “unidad impuesta” que recoge la Constitución “que permite anular el autogobierno unilateralmente” y ha pedido “responsabilidad y respeto”. “Pido un paso al diálogo que abra la puerta a una solución. No hay otra vía”, ha concluido

Loading...