El PP intenta denigrar a la candidata a sustituir a Cifuentes: ‘Ha venido a hacer su puesta de largo’

Cristina Cifuentes se ha esforzado por escenificar que su gobierno no estaba en absoluto preocupado por la moción de censura de Podemos, que se debate este jueves en la Asamblea de Madrid. Sin embargo, las reacciones de los portavoces de su Gobierno han sido airadas, y se han visto aderezadas con insultos y con manifiesto desprecio a la candidata de Podemos a sustituir a Cifuentes, Lorena Ruiz-Huerta, diputada autonómica y portavoz en la Asamblea.

El vicepresidente del Gobierno de Cifuentes, Ángel Garrido, ha tirado del machista concepto “puesta de largo”, y ha acusado a la portavoz de Podemos en la cámara de aprovechar la Asamblea para su “presentación en sociedad”, la “puesta de largo para que Ruiz-Huerta se luzca”, con cargo a los presupuestos de la Comunidad de Madrid. “Han convertido esta cámara en un salón de baile para que Ruiz-Huerta tenga, por fin, su puesta de largo”.

En la misma línea, Garrido ha recordado que el concepto se refiere a una fiesta que se celebra cuando la homenajeada cumple 18 años, “edad que de largo sobrepasa Ruiz-Huerta”, y ha puesto énfasis en que en la delegación de Podemos “no abunda la juventud, salvo la de doña Irene [Montero, portavoz en el Congreso]”, presente en la cámara. También ha rechazado que Ruiz-Huerta pueda ser la “heroína” que según Podemos necesita la CAM, y que Madrid no necesita ningún acto heroico. “Para ser esa heroína se necesitarían varias cualidades de las que usted carece”, apostillaba.

Garrido también la acusaba de moverse impulsada por su “soberbia”, sin contar con “experiencia de gestión”, antes de descargar toda una ristra de acusaciones contra su partido: de su voluntad de crear “una república bolivariana”, a sus “métodos leninistas”, pasando por su interés por “fomentar la lucha de clases”, el vicepresidente de Cifuentes ha repetido todos y cada uno de los mantras del PP sobre el partido morado, citando a Cuba, a Venezuela, y acusando a Podemos de tener entre sus diputados en el Congreso ejemplos de “todos los ilícitos penales del Código Penal”. A su entender, la moción es sólo “un espectáculo de la feria de las vanidades”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz en el Congreso, Irene Montero, el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político, Íñigo Errejón, y el politólogo Juan Carlos Monedero, han asistido como invitados al Pleno de la Asamblea de Madrid q

Sin perder esta esencia, el discurso de Garrido ha pasado también por el contrato de Errejón con la universidad de Málaga (“El segundo becario más famoso del mundo, tras Mónica Lewinsky”), por la ideología comunista que atribuye al partido de Pablo Iglesias -“Tienen en su ADN la corrupción porque vienen del comunismo”-, y por el “odio y el rencor” que en su opinión revelan cuando hablan de corrupción. “Con ustedes retrocederíamos cuarenta años”, apostillaban.

Según esta narración, si Podemos llega a gobernar su programa en Educación pasaría por la creación de “becas black, sólo para amigos de Podemos”, y su agenda para Telemadrid incluiría la firma de convenios “con países que gusten de lapidar mujeres y colgar homosexuales”, decía, en referencia a Irán.

El concepto estrella de la intervención de Garrido surge de una reciente entrevista del portavoz del partido morado en el Senado, Ramón Espinar, que recientemente afirmó que las mociones a Cifuentes y Mariano Rajoy son “una puesta de largo para demostrar que tienen un proyecto de Gobierno aplicable“.

Morano: “No va a convertir esta cámara en un circo”

Visiblemente molesto por el discurso machista de Garrido, el diputado de Podemos Jacinto Morano ha reprochado a Cifuentes que se escude en su número dos en lugar de salir a defender su gestión. Al vicepresidente primero le ha reprochado que haya intervenido sólo para cargar contra Podemos: “Por mucho que haga usted el payaso no va a convertir esta cámara en un circo”, sentenciaba.

Los reproches entre Podemos y el PP han sido constantes. El Gobierno de Cifuentes ha pedido la palabra en un par de ocasiones, supuestamente para contestar a alusiones, para después verter nuevas críticas contra la formación morada.

Además de Garrido, Enrique Ossorio, portavoz de Podemos en la Asamblea también ha tomado la palabra para cargar contra Podemos. Según Ossorio, en el partido morado hay ejemplos de dirigentes condenados por “posesión de material pedofílico, por pederastia, por posesión de drogas” y por un sinfín de delitos que no ha atribuido a personas concretas. “Con ustedes retrocederíamos cuarenta años”; “hablan de la Transición con odio y rencor”, apostillaba.

Loading...