Inicio Actualidad El presidente socialista de Canarias quiere obligar a los funcionarios públicos a...

El presidente socialista de Canarias quiere obligar a los funcionarios públicos a que se vacunen contra el coronavirus – La Gaceta de la Iberosfera

El presidente socialista de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado que su Ejecutivo está buscando «todos» los mecanismos legales para exigir a los funcionarios públicos que se hayan negado a que les administren la vacuna contra el coronavirus, se la pongan.

Torres ha reconocido que «vacunarse es voluntario», sin embargo ha matizado que «cualquier persona que no esté vacunada supone un riesgo evidente a la colectividad», de ahí que entiende que «los responsables públicos, los funcionarios públicos tienen que dar ejemplo», citando en este sentido a sanitarios, así como a quienes trabajan en las residencias, los que hacen trabajo de carácter social, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, «todos» los que cobran del erario público tienen que «dar ejemplo porque el negacionismo, el no estar vacunado, en sí mismo es una posibilidad real de poder contagiar».

Por ello, en declaraciones a los periodistas, ha planteado que «se busquen todos» los mecanismos que la ley permita «para que estén vacunados», añadiendo que el Gobierno socialcomunista lo va a estudiar porque la vacuna es el «arma más efectiva» que se tiene para «vencer el aumento de los contagios y vencer a la pandemia, y vacunarse es lo más inteligente».

Así, ha incidido en que si alguien «no lo quiere hacer porque individualmente apela a su libertad, si es trabajador público tiene que apelarse al trabajo del servicio público que hace a la mayoría», ya que «no» entiende que la «mayoría tenga que pagar la inconsciencia de una minoría que no es solidaria, que no piensa en los demás y que pone por encima criterios particulares que el bien común, no cabe en los que son trabajadores públicos, no cabe».

De este modo, el presidente de Canarias ha anunciado estos mecanismos para coartar la libertad de todos los funcionarios públicos obligándoles a vacunarse aunque no quieran.


Publicidad